dilluns, 5 d’abril de 2010

Como debemos comer cuando tenemos Fibromialgia

ORIGEN: http://fibromialgico.blogspot.com/2010/04/como-debemos-comer-cuando-tenemos.html

Exista mucha literatura en donde se habla de lo que se debe evitar para la fibromialgia y SFC.  Pero lo cierto es que no hay suficiente investigación al respecto que soporte con certeza estas recomendaciones.  No hay nada escrito en piedra y el impacto de la alimentación es diferente en cada persona con FM.  Pero ciertamente, una alimentación inadecuada, llena de grasas y azúcares por ejemplo, no es buena para ningún organismo, ni siquiera uno sano, y tiene efectos negativos sobre el nivel de energía, el sueño y el cuerpo en general.

Muchas personas con fibromialgia o síndrome de fatiga crónica  encuentran que ciertos alimentos los hacen sentirse peor. Esto no significa que en todos los casos debemos evitar estos alimentos como si fueran veneno. Los expertos creen que debido a la sensibilización del sistema nervioso central relacionado con la FM y SFC, se pueden desarrollar sensibilidad a ciertos alimentos que pueden agravar los síntomas.
La mejor forma para determinar cuales alimentos pueden afectar su malestar, es utilizando el método ensayo y error, eliminando aquellos alimentos que en términos generales recomiendan evitar, y luego re-introduciéndolos uno a la vez y progresivamente para evaluar como se siente.
Aun cuando no se tenga neblina mental, puede ser difícil recordar lo que comió en un día específico, por eso recomiendo llevar un diario de alimentación, para comparar el efecto que la dieta tiene sobre nuestros síntomas; aquí debemos registrar lo que comemos y también como nos sentimos diariamente, para determinar como nos afectan los diferentes alimentos o combinaciones de alimentos.  Anota si te sientes cansado, ansioso, inflamado, energizado, agitado, etc.   Si has tenido un buen día, puede ser interesante hacer un seguimiento a lo que comiste uno o dos días antes, y hacer lo mismo, si te sientes como si te hubiera atropellado un tren.
Inicialmente, limite sus comidas a una dieta lo mas natural posible, ingiriendo los siguientes tipos de alimentos (recuerde que esto es temporal):
Hortalizas (a excepción del maíz, los guisantes o habas)
Frutas (excepto cítricos)
Carnes, pescado y aves (excepto tocino, chorizo, salchichas o jamonilla)
Arroz
Agua destilada o embotellada
Infusiones
Aunque es poco probable, hay quienes se puedan sentir peor cuando se cambia a esta dieta, probablemente porque están introduciendo nuevos alimentos. Si esto le sucede a usted, trate de eliminar todo lo nuevo que está introduciendo, para ver si eso ayuda.
Una vez que elimine los alimentos de su dieta debe esperar por lo menos cinco días para ver si nota cambios en sus síntomas, que puedan durar un par de días, entonces estará listo para comenzar a añadir los alimentos a dieta, pero uno a la vez, esperando nuevamente cinco días para ver si nota alguna molestia o empeoramiento de algún síntoma. 
Alimentos que se deben eliminar temporalmente
Productos lácteos
Cafeína en cualquier forma
Alcohol
Soda
Chocolate
Azúcar y aspartame (NutraSweet)
Trigo, avena, cebada y cualquier cosa que contenga gluten
Huevos
Tocino, salchichas, perros calientes y carnes frías
Cacahuetes (maní)
Guisantes, habas y maíz
Cítricos
Todos los alimentos elaborados, procesados, enlatados y con alto contenido de preservativos o químicos conservantes.
Cualquier cosa que contenga glutamato monosódico
Alimentos con colorantes, colorantes vegetales y tintes
Cualquier alimento que actualmente esté consumiendo más de dos veces por semana
Esto es sólo temporal! No se desespere.  Tenga paciencia para poder evaluar los resultados y tenga presente que algunas personas con FM y SFC experimentan una disminución significativa del dolor y la fatiga, cuando se eliminan ciertos alimentos.
Una vez que termina su período de 5-10 días de eliminación, es el momento para empezar a añadir los alimentos de vuelta, re-introduciendo una categoría a la vez. Trate de comer una gran cantidad de los alimentos re-introducidos (unas 3 porciones al día). Espere unos 2 ó 3 días antes de añadir un nuevo alimento.  Dependiendo de los alimentos, su cuerpo y su grado de sensibilidad, usted podría notar un aumento en los síntomas en cuestión de minutos, horas, o posiblemente al día siguiente.
Si no nota ningún cambio, continúe añadiendo la siguiente categoría de alimentos. Hay que prestar atención, ya que al estar añadiendo los alimentos de uno en uno, los cambios pueden ser sutiles, por lo que debe anotar todo en el diario para descubrir las sensibilidades que pueda tener a determinado alimento.  Si nota un cambio, espere unos días hasta que se le pase el aumento de los síntomas y su cuerpo se recupere, antes de re-introducir otro alimento.
Algunas sensibilidades a los alimentos son más fáciles de tratar que otras. Si tiene sensibilidad a varios alimentos de la misma categoría, convendría ver a un nutricionista para saber la amplia gama de alimentos que usted necesitará evitar y aprender sobre las alternativas.
Si no descubre ninguna sensibilidad, es posible que aún desee mantener los saludables hábitos alimenticios que adoptó para esta prueba de sensibilidad, porque probablemente en términos generales le aporta mayor nivel de energía y sensación de bienestar generalizado, y eso siempre es positivo.
Como experiencia personal, les puedo comentar que yo siempre he sido una adicta al dulce, me encantan los chocolates, galletas, helados y postres en general, y sobre todo, me encanta la repostería y hago postres y galletas muy ricas, así que para mi es difícil lidiar con esto.  Puedo pasar días sin ingerir nada dulce, y de repente siento la terrible necesidad de algo dulce, y a veces me excedo, y naturalmente en los siguientes días tengo una crisis de dolor muscular increíble (pero estoy absolutamente consciente de donde vino esto). 
Por otro lado, a mi me gusta mucho cocinar y utilizo muchas especies, así como ajo, cebollas, chalotes, tomates y muchos condimentos que están en muchas de las listas de los “contraindicados”, y no puedo decir que me afecten de ninguna forma negativa.  Sin embargo, cuando ingiero alimentos fritos o muy grasosos, si tengo crisis de dolor.
Sin embargo, yo no he renunciado a mi cafecito de la mañana, ni a mi copita de vino ocasional, consumo productos lácteos como un ternero (leche descremada, quesos light y bajos en grasa, yogurt) y también huevos, y me enloquecen los cítricos (limones, naranjas, piña, etc. en frutas o jugos).
Creo que en lugar de pensar que debemos privarnos de todo (sobre todo de aquellas cositas que nos proporcionan placer), podemos tratar de buscar un balance, conociendo aquello que con certeza nos afecta individuamente de forma negativa, aquello que nos afecta moderadamente y lo que podemos disfrutar con total gusto, y no permitir que nuestra alimentación se convierta en un problema mas que nos cauce tribulación, porque si ustedes son como yo, la comida nos hace felices, solo debemos encontrar la fórmula perfecta que nos funcione a cada uno.
Por sentido común, hay alimentos que a mi juicio, deberíamos eliminar de nuestra dieta o por lo menos reducir al mínimo su consumo, porque definitivamente son fuente de un sinnúmero de otros problemas de salud, como: alcohol, azúcar, sodas, tocino, alimentos procesados, enlatados y con preservativos, alimentos con alto contenido de grasas saturadas, chocolate que no sea dark con al menos el 70% de cacao puro en polvo, alimentos con glutamato monosódico, entre otros. En mi artículo Fibromialgia y Alimentación hay algo mas de información sobre este tema.
Mi conclusión es que debemos evaluar todas las recomendaciones y probarlas, para poder determinar que puede afectarnos positiva y negativamente de forma particular, y así encontrar la combinación que mejor nos convenga a cada uno de nosotros. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.