dilluns, 19 d’abril de 2010

Principales aspectos relacionados con el sindrome de fibromialgia

ORIGEN: http://www.portalesmedicos.com/publicaciones/articles/1844/2/Principales-aspectos-relacionados-con-el-sindrome-de-fibromialgia


Resumen
 
El presente artículo tiene como principal objetivo realizar una descripción sobre la epidemiología y los problemas asociados con la fibromialgia. Asimismo también prestaremos atención a las posibles causas y formas para diagnosticar esta enfermedad. Finalmente, se abordan posibles tratamientos efectivos que pueden favorecer la reducción de la sintomatología asociada a este síndrome.
 
La metodología llevada a cabo en relación al presente artículo está relacionada con la revisión bibliográfica de las revistas electrónicas Blackwell Synergy, Doyma, Elsevier Science Direct, Lippincott, así como la lectura de numerosos libros relacionados con esta temática, referenciados en el apartado “Referencias Bibliográficas”
 
Como principales conclusiones a tener en cuenta en el presente artículo, se expone la necesidad de buscar las causas que originan la fibromialgia, así como el desarrollo y perfeccionamiento de nuevas terapias complementarias que ayuden a los pacientes con fibromialgia a reducir su medicación.
 
Palabras clave: Fibromialgia, Fisioterapia, Psicología, Psicosomática, Dolor.
 
1. Introducción
 
En relación al síndrome de fibromialgia, en ocasiones, desde el momento que se empiezan a padecer los primeros síntomas hasta que se recibe el diagnóstico, puede pasar bastante tiempo. En este sentido, aunque hace ya bastantes años que se definieron los criterios para el diagnóstico de esta enfermedad, todavía hoy en día, debido a las propias características del trastorno- no se detecta ni en análisis ni en radiografías, suele cursar con dolor generalizado en todo el cuerpo, etc.- se pueden producir confusiones y opiniones varias por parte de los distintos profesionales que “trabajan” con estas personas 1.
 
La vivencia de este proceso, junto a las dudas e incertidumbre que genera en el propio paciente y en sus familiares, hace que el momento del diagnóstico y la etiqueta que de él se deriva, sea recibido en ocasiones, con sensaciones de alivio y liberación. En relación con lo dicho, se entiende que el paciente se sienta aliviado después de conocer el problema relacionado con sus “males”, ya que por lo menos se puede descartar el padecimiento de una enfermedad terminal. Por otro lado, la persona comienza a ser tratada y entendida como un paciente con una enfermedad concreta, evitando de esta manera ser tratado como un farsante, creador de cuentos irreales que se inventa síntomas.
 
Por otro lado, no cabe duda que recibir el diagnóstico de fibromialgia también implica vérselas con un proceso crónico del cual no se conoce demasiado. Las reacciones y sentimientos suelen ir cambiando, pasando inicialmente por momentos de rabia y negación, para posteriormente ir transformándose en sentimientos de tristeza e indefensión ante el dolor, con pensamientos negativos sobre el presente y el futuro. Esta forma de reaccionar ante la enfermedad, aunque es frecuente en muchas de las personas con fibromialgia, es perjudicial y contribuye en la agravación del padecimiento, por lo que debe ser frenada y controlada para dar paso lo más pronto posible a formas más saludables de afrontamiento ante la enfermedad 2, 3.
 
2. Epidemiología
 
Actualmente, se calcula que en España existen unas 800.000 personas de población adulta que padecen este síndrome, lo que significa que afecta al 1-3% de la población mayor de 18 años. En este sentido, comentar que se presenta con mayor frecuencia en las mujeres -entre el 85% y el 94% de los casos-, hecho constatado a nivel hospitalario y en las consultas de atención primaria. La forma más común se describe en adultos jóvenes, entre los 25 y 50 años de edad, aunque el síndrome clínico también se ha diagnosticado en personas mayores de 60 años, con manifestaciones más leves y, generalmente asociado a la artrosis 4. En varios estudios poblacionales, se ha cifrado la prevalencia de esta enfermedad, en un 4,2% en mujeres y 0,2 % en varones Efectivamente, los resultados varían en función de los criterios diagnósticos empleados. No obstante, los últimos datos del American College of Rheumatology (ACR), permiten acotar esta prevalencia entre el 2-4% de la población general. 5
 
3. Problemas asociados con la fibromialgia
 
3.1. Síntomas relacionados con el aparato locomotor.
 
a)     Dolor. Es el síntoma más característico de la enfermedad. Es intenso y diseminado; afecta a la columna y a los miembros, siendo las localizaciones más comunes: región lumbar (94%), cuello (93%), hombros (90%), rodillas (75%) y pared torácica (71%). 6 Se han descrito la existencia de factores moduladores del dolor en pacientes fibromiálgicos: suele empeorar con el frío y climas desfavorables, con el estrés, y con la actividad física. Por el contrario, habitualmente mejora con el calor local, el reposo, masajes y ejercicios de estiramiento.
b)    Rigidez. Se observa en el 76% de los pacientes y es de duración prolongada -90 minutos o más- 7.
c)     La sensación subjetiva de hinchazón en las articulaciones se aprecia en el 40% de los pacientes y las parestesias u hormigueos -en miembros o difusas-, en el 36% 7.
 
3.2. Síntomas no relacionados con el aparato locomotor.
 
a)     Fatiga, principalmente por la mañana. Puede manifestarse a lo largo de todo el día, dificultando la realización de tareas propias de la vida diaria. El paciente con fibromialgia, por lo general suele sentirse bastante cansado, de forma que cualquier “carga”, aunque sea mínima, le puede suponer gran esfuerzo 8, 9.
b)         Manifestaciones psicológicas como ansiedad, depresión, estrés, que pueden intensificar la sintomatología asociada a este síndrome. Parece existir una relación directa entre depresión y fibromialgia. Síntomas como la astenia, trastornos del sueño y trastornos cognitivos se dan en ambos casos. Por otro lado, se ha constatado la presencia de antecedentes de depresión en el 50-70% de los pacientes con fibromialgia. 10
c)     Los trastornos del sueño son otro de los síntomas principales. Según algunos autores, suelen estar presentes entre un 56%-72% de los casos .Tienen dificultades para conciliar el sueño y, se suelen despertar a menudo a lo largo de la noche. Cabe señalar que los trastornos del sueño, también son una de las principales características en personas que presentan disfunciones fasciales.11
d)     El fenómeno de Raynaud y la sequedad bucal, dos síntomas habituales en las enfermedades del tejido conectivo, se dan aproximadamente en un 10% de los casos.
e)    Existe también una clara relación entre fibromialgia y otros síntomas funcionales como el síndrome de colon irritable, cefaleas tensionales, dismenorreas primarias, vejiga Irritable, trastornos digestivos y gastrointestinales. 12, 13
 
4. Causas y diagnóstico de fibromialgia
 
Se desconoce la causa de este trastorno, pero el trauma físico y emocional puede jugar un papel importante en la aparición del síndrome. Otras causas que se han barajado y asociado son respuestas anormales en la transmisión del dolor, trastornos del sueño, cambios en el metabolismo musculoesquelético, agentes infecciosos, predisposición genética a la enfermedad, anomalías endocrinológicas y bioquímicas, alteraciones inmunológicas, hormonales y nerviosas, etc. 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23
 
De forma general, para el diagnóstico de fibromialgia se puede utilizar la reacción de la piel a estímulos mecánicos o químicos -dermografismo- sobre todo porque no influye la sugestionabilidad del paciente.
           
Se debe recordar que en relación a este síndrome, todos los estudios radiográficos y analíticos de rutina, es decir, hemogramas, bioquímica sérica, enzimas musculares, etc. son normales. 24
 
Ampliamente aceptados para el diagnóstico de fibromialgia, son los criterios de clasificación de la American College of Rheumatology de 1990, los cuales se focalizan en la presencia de dolor difuso y, al menos 11 puntos dolorosos positivos de 18 recomendados en la exploración (Figura 1). En este sentido se debe tener en cuenta que la misma ACR reconoce que una persona puede padecer la enfermedad sin cumplir todos los criterios de forma estricta (Tabla 1). 25
 
Tabla 1: Criterios de la American College of Rhematology, para el dignóstico de fibromialgia
 
Historia de dolor difuso
 
Además debe de existir dolor en el esqueleto axial (raquis cervical, torácico o lumbar, o cara anterior del tórax)
 
Se considera dolor difuso o diseminado cuando todo lo siguiente está presente: dolor en ambos lados del cuerpo, dolor por encima y por debajo de la cintura.
 
Dolor a la presión digital en al menos 11 de 18 “tender points”.
 
Cervicales bajos. En la cara anterior de los espacios intertransversos C5 a C7
Trapecios. Punto medio de sus bordes superiores
Supraespinosos. En el nacimiento del músculo, por encima de la espina de la escápula, cerca del borde interno
Segunda costilla. Lateral a la segunda articulación condrocostal
Epicondíleos. 2 cm distal a los epicóndilos
Glúteos. Cuadrante superior y externo de las nalgas
Trocantéreos. Posterior a los trocánteres mayores
Rodillas. En la bolsa grasa medial, proximalmente a la interlínea
Tomada de Wolfe et al 6
 
Notas sobre la exploración y el diagnóstico:
 
(1). Se debe apreciar dolor en el esqueleto axial- raquis, cervical, torácico o lumbar o cara anterior del tórax- coexistiendo con historia de dolor difuso
(2). La palpación digital debe hacerse con una fuerza aproximada de 4 kg. El punto ha de ser doloroso a la palpación, no simplemente "sensible"
 
Figura 1: Puntos dolorosos en fibromialgia
 

 
Tender points (9 en cada hemicuerpo) descritos por ACR. Debe presentar dolor en al menos 11 de los 18 puntos.
 
Tomada de Carrera, Valenzuela y García 6
 
5. Tratamiento
 
5.1. Tratamiento Médico.
 
El tratamiento farmacológico irá encaminado no sólo a tratar el dolor, sino las manifestaciones que acompañan a la fibromialgia.
 
Los medicamentos antiinflamatorios que se utilizan para tratar muchas afecciones reumáticas no suelen ser útiles para las personas con fibromialgia. Sin embargo, dosis moderadas de fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el rofecoxib o el celecoxib, así como el uso de analgésicos (paracetamol, tramadol, etc.) pueden aliviar parte del dolor. 26, 27
 
Los medicamentos opioides se han utilizado en muchos cuadros dolorosos agudos y crónicos, si bien en la fibromialgia su uso está en discusión, entre otras cosas, por la posible adicción. Se carece de estudios clínicos serios que justifiquen su uso. También existen estudios utilizando el fentanilo (opiáceo puro) en el tratamiento de la fibromialgia, pero sus resultados no han sido positivos 28. Igualmente se ha utilizado la morfina, también con malos resultados.

Los medicamentos que facilitan el sueño (antihistamínicos, benzodiazepinas, relajantes musculares e hipnóticos), así como los antidepresivos, suelen ser prescritos por los médicos para aliviar la sintomatología asociada a fibromialgia 29. La utilización de antidepresivos a dosis pequeñas puede mejorar la sintomatología, pues no sólo incrementan el umbral del dolor, sino que mejorarán el cuadro depresivo que casi siempre tienen asociado los pacientes. 30
 
Hay dos clases principales de antidepresivos: tricíclicos (amitriptilina, la doxepina y la ciclobenzaprina, etc.) e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, o ISRS (fluoxetina, paroxetina, sertralina, etc.).
 
La amitriptilina es un antidepresivo tricíclico que teóricamente disminuye la intensidad del dolor, los “tender points” y la calidad del sueño por sus efectos sobre la recaptación de serotonina, sobre todo a partir de la última semana. Algunos estudios han demostrado que la amitriptilina sólo es efectiva para los trastornos del sueño a corto plazo y, además la reducción del cuadro álgico también es de corta duración. 31, 32
 
La ciclobenzaprina es un antidepresivo con capacidad miorrelajante que actúa sobre la recaptación de noradrenalina y en un principio mejora la fatiga, la depresión y la disminución de los “tender points” pero, sólo a corto plazo y además combinado con analgésicos. 33, 34, 35
 
5.2. Fisioterapia y otros medios físicos.
 
En el tratamiento de la fibromialgia también es muy recomendable la utilización de Fisioterapia y todos los medios físicos al uso, para ayudar en la disminución de la sintomatología asociada a distintos problemas relacionados con el sistema fascial, músculo-esquelético, articular, visceral y craneo-sacral. A este respecto cabría señalar la influencia beneficiosa del ejercicio físico y técnicas como la hidroterapia, la masoterapia, kinesiterapia, ultrasonidos, corrientes interferenciales, laserterapia, relajación, etc. 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43
 
5.3 Tratamiento Psicológico.
 
Indudablemente, la intervención psicológica en pacientes con esta enfermedad, puede resultar muy efectiva. Desde el enfoque de la psicología, son muchas las formas y maneras para poder abordar la intervención psicológica. A este respecto, desde un enfoque sistémico sería interesante dar cuenta de los posibles beneficios que influyen en el mantenimiento de la enfermedad: función del síntoma. También sería interesante observar las relaciones sistémicas que se establecen entre los miembros de la familia, intentando dilucidar si algún miembro de este sistema está más interesado que otro en que el paciente mejore. 44, 45 Desde un enfoque psicoanalítico sería importante atender a los posibles traumas que el paciente con fibromialgia haya podido tener a lo largo de su historia personal. Desde la perspectiva de las técnicas de liberación somato emocional se intentaría ayudar al paciente a liberar posibles “quistes” que guardan información reprimida no liberada 46. La terapia de aceptación y compromiso intentaría facilitar los procesos de aceptación ante lo que no se quiere y se puede cambiar, orientando al paciente siempre en dirección a sus valores. 47, 48, 49, 50, 51, 52
 
 
6. Referencias Bibliográficas
(

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.