divendres, 7 de maig de 2010

Un paciente con fibromialgia cuesta al SNS unos 10.000 euros al año, tanto como el Alzheimer, según expertos

ORIGEN:

(Ja us dic ara que el titol d'aquest article m'ha emprenyat. Si féssin be les coses i investiguéssin més, no sortiríem "tant cars", jo he cotitzat mes de 18 anys així que puc exigir el que necessito per tenir qualitat de vida ja que és impossible curar-nos. Aquí no diuen tot el que hem de gastar en extres com medicaments naturals, medicina alternativa o, en la vida quotidiana en pagar algú que ens ajudi a casa (si tens diners clar), taxis per poder anar als múltiples metges als que ens deriven o, que fins i tot, ens haguem de pagar l'atenció d'un especialista de la SS, a la seva consulta privada. En fi, que sempre som números, no se de què m'estranyo. )

La Confederación Nacional de afectados por esta enfermedad inicia una campaña de concienciación para dar a conocer sus reivindicaciones

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -
La fibromialgia afecta a casi un 3 por ciento de la población en España y la falta de precisión en el diagnóstico encarece el coste de su tratamiento en el Sistema Nacional de Salud (SNS) que, según Javier Rivera, del Servicio de Reumatología del Hospital Gregorio Marañón (Madrid), asciende a unos 10.000 euros de media por paciente y año y se equipara a otras enfermedades más prevalentes como el Alzheimer.
Caracterizada por un dolor generalizado por todo el cuerpo, fatiga intensa, trastornos cognitivos con problemas de concentración y memoria, contracturas musculares o problemas digestivos, su difícil diagnóstico y la relación de estos síntomas con otras patologías impide a estos pacientes una atención sanitaria adecuada que les ayude a mitigar la enfermedad.
En este sentido, y como reconoció el doctor Rivera, durante la presentación de una campaña nacional de la Confederación Nacional de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica, los profesionales sanitarios "suelen llegar tarde al diagnóstico" ya que "no existen unos criterios unificados" para atender a estos pacientes, que además son "unos grandes consumidores de recursos".
De hecho, se estima que acuden a consulta unas 20 veces al año y, ante la inexistencia de unidades especializadas para su seguimiento y la falta de un tratamiento farmacológico concreto y eficaz, cada vez se les receta un medicamento distinto en función del síntoma que se manifiesta en cada caso, generalmente analgésicos o antidepresivos.
Esto hace que se conviertan en pacientes polimedicados, con un consumo medio de unos seis fármacos que "a veces resultan inútiles e incluso les pueden perjudicar". Además, la dificultad en el tratamiento favorece que casi la mitad (42%) recurra a terapias alternativas como la homeopatía o la acupuntura. "Pese a que su eficacia no está demostrada científicamente, hay pacientes que reconocen que les viene bien", añadió.
Pese a todo, para afinar el diagnóstico y el tratamiento de la fibromialgia la Sociedad Americana de Reumatología acaba de publicar una renovación de los criterios de actuación para el manejo clínico de esta patología. Con este fin, se centran en medir el dolor por regiones corporales y en función de la intensidad que describa cada paciente, teniendo también en cuenta otros factores como la rigidez que presentan por la mañana, las alteraciones del sueño o la ansiedad.
El objetivo, añadió Manuel de la Peña, presidente del Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social, entidad que da apoyo a esta campaña, es que puedan servir de guía para homogeneizar los criterios diagnósticos en todas las comunidades autónomas, ya que "no es comprensible que en cada región se trate a los pacientes de una forma u otra".
CON LA CRISIS, SON LOS PRIMEROS EN QUEDARSE SIN EMPLEO

Junto a los síntomas físicos que sufren estos pacientes, la fibromialgia también acarrea problemas sociales, familiares e incluso laborales. De hecho, reconoció la presidenta de la Confederación de Nacional de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica, Mar Arruti, "han sido los primeros en quedarse sin empleo por culpa de crisis".
De hecho, y pese a que el 60 por ciento de los pacientes son trabajadores activos, más de la mitad han tenido alguna incapacidad laboral en el último año y el 13 por ciento acaban dejando su trabajo ante las constantes bajas que sufren, muchos de ellos por voluntad propia.
Para dar a conocer el impacto de esta enfermedad y ofrecer apoyo tanto a pacientes como a familiares, la campaña contará con dos autobuses que, bajo el lema 'La Información en Marcha', recorrerán desde el día 6 de mayo doce comunidades autónomas finalizando en Madrid el próximo 12 de mayo.
En sus instalaciones contarán con profesionales sanitarios de medicina general y especializada para informar sobre los síntomas y cómo diagnosticar la enfermedad, al tiempo que reclamarán la necesidad de equipos médicos multidisciplinares en la sanidad pública y la importancia de facilitar la inclusión de las personas afectadas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.