dimecres, 26 de maig de 2010

INVESTIGADORES DE LA UEX AVANZAN EN LAS CLAVES PARA DIAGNOSTICAR LA FIBROMIALGIA

ORIGEN: http://www.ligareumatologicaasturiana.com/noticias/131/4/

INVESTIGADORES DE LA UEX AVANZAN EN LAS CLAVES PARA DIAGNOSTICAR LA FIBROMIALGIA
12/03/2009
El Grupo de Inmunofisiología de la Universidad localiza cuatro marcadores inflamatorios que presentan alteraciones en las personas que sufren esta enfermedad Mujeres extremeñas participan en un estudio que muestra la mejoría de los pacientes con unos ejercicios acuáticos


La fibromialgia es una cuestión de fe aún para muchos médicos. No lo es para la Organización Mundial de la Salud ni para 30.000 enfermos en Extremadura, ya diagnosticados, para los que levantarse cada día de la cama puede convertirse en un reto, a veces superable, y otras, no.

El dolor es también intangible, menos para el que lo siente. La tortura del roce de la tela de la camisa sobre las articulaciones del brazo es algo que no se puede medir ni pesar; no huele, no tiene color, y no se ve con rayos X.

Ninguna tecnología, ni la más avanzada, puede confirmar a un médico que un paciente se muere de dolor si le toca hasta en 18 puntos concretos de su cuerpo.

Por eso, muchos enfermos terminan con depresión después de haber tocado en 1.000 puertas antes de ser diagnosticados. En muchas ocasiones, han sido enviados antes al psiquiatra que al reumatólogo, que es el especialista que suele ocuparse de este tipo de casos, tal como denuncia la Asociación de Enfermos de Fibromialgia de Badajoz.

Los médicos perciben la angustia vital que atenaza el alma de los pacientes, y achacan los dolores insoportables que dicen padecer a trastornos psicológicos o psiquiátricos. En la consulta no tienen claro si fue antes el huevo o la gallina, la fibromialgia o la depresión.

Claves para el futuro

Sin embargo, en el futuro la fibromialgia podría detectarse con un sencillo análisis de sangre, como le ocurre a los diabéticos, o a los que tienen demasiado colesterol. Éste es el sueño de muchos enfermos de fibromialgia, y también el objetivo de muchos grupos de investigación en todo el mundo.

En Extremadura, el Grupo de Investigación de Inmunofisiología: Ejercicio Físico, Estrés, Envejecimiento y Salud lleva casi tres años estudiando los efectos del ejercicio físico habitual sobre el sistema inmunitario en la fibromialgia y los mecanismos implicados, y se ha topado con el descubrimiento de cuatro tipo de marcadores inflamatorios que presentan alteraciones en las personas diagnosticadas con esta enfermedad.

Conscientes de las dificultades para diagnosticarla, los investigadores extremeños, dirigidos por el doctor Eduardo Ortega, analizaron el sistema inmunitario de personas sanas y de enfermos diagnosticados para tratar de encontrar diferencias en los estudios inflamatorios entre unos y otros.

«Y sí, las personas con fibromialgia diagnosticada sí presentaban niveles inflamatorios mayores que los de las personas sanas, lo cual es a veces difícil de detectar, porque si ocurren en el interior del organismo, como ocurre con la artrosis, no son visibles», explica Eduardo Ortega, director del Grupo de Investigación.

Con unas técnicas especiales, diseñadas en los laboratorios de la Universidad de Extremadura, los investigadores han detectado hasta el momento cuatro marcadores de los niveles inflamatorios del organismo que presentan alteraciones en los enfermos con fibromialgia, pero van a seguir buscando más en próximas investigaciones.

Dos de estos marcadores los denominados interleuquina 8 e interferón, están en la sangre, y los otros dos, el tfn-alfa y la interleuquina 1-Beta, están producidos por células inmunitarias.

A los cuatro meses

Lo que sí ya está comprobado, y se ha trasladado ya a las asociaciones de enfermos de fibromialgia, es la demostración de que los citados marcadores disminuyen tras la realización de un programa especial de ejercicios acuáticos diseñado para el estudio por el grupo de Actividad Física, Deporte y Salud de la Facultad de Ciencias del Deporte.

A los cuatro meses, medio centenar de mujeres de Badajoz y Don Benito que participaron en el proyecto mejoraron de forma considerable los niveles de estos marcadores que, en algunos casos, incluso se acercaban a los de una persona sana.

Gran parte de estos resultados serán expuestos por Eduardo Ortega en un congreso internacional que se celebrará en septiembre en Alemania. Otro grupo de datos fue ya expuesto en febrero en un congreso nacional de la Sociedad Española de Ciencias Fisiológicas.

Hasta ahora, diversos estudios habían demostrado que la práctica de deporte moderada tenía efectos beneficiosos sobre los enfermos con fibromialgia, pero el equipo de la Universidad quería encontrar unos ejercicios que tuvieron efectos antinflamatorios.

«Todo el mundo piensa que el ejercicio es bueno, pero pocos saben que sus efectos son parecidos a los del estrés, y activan el sistema inmunitario. Por tanto, hay que ser prudente a la hora de prescribir ejercicio a una persona con una enfermedad inflamatoria, porque puede perjudicarle».

El grupo más numeroso que participó en el estudio era de Badajoz, y realizó los ejercicios en las instalaciones de Acuarecord, que ejerce de EPO; es decir, de empresa promotora y observadora del Grupo de Investigación. Debido al éxito de la experiencia, las mujeres participantes en el estudio han solicitado poder continuar con su programa especial de ejercicios en las instalaciones a pesar de que el proyecto ya terminó.

HOY.ES
Celia Herrera
11/03/2009

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.