dissabte, 1 de maig de 2010

La fibromialgia pone a prueba el vínculo matrimonial

ORIGEN: http://salud.latam.msn.com/xl/latinoamerica/articulo_periodismo.aspx?cp-documentid=24075446


www.neomundo.com.ar
La fibromialgia, una enfermedad que causa dolores crónicos en diversas partes del cuerpo del paciente, puede llegar a poner a prueba hasta el vínculo matrimonial. Cuando esta patología se desencadena, las personas que la sufren podrían sentir más stress, enojo y hasta una sensación de inestabilidad matrimonial con su pareja.
Además, la presencia de la fibromialgia podría significar mayores presiones mentales y dificultades emocionales para los dos miembros de la pareja. A dichas conclusiones llegó un estudio realizado por la Universidad de Missouri (Estados Unidos).
"Cuando la fibromialgia se diagnostica ambos miembros de la pareja quedan en una posición muy difícil. Deben encontrar un equilibrio frente a esta patología, que puede producir hostilidad o una conducta de alejamiento del vínculo matrimonial. Para la persona enferma es complicado convivir con su condición y para su pareja resulta difícil brindar apoyo. Estos factores pueden crear un ciclo vicioso muy negativo", dijo Christine Proulx, una de las especialistas.
LA FIBROMIALGIA
Proulx explicó que la fibromialgia genera mucha controversia porque aún no se sabe qué causa los síntomas. Esta patología se caracteriza por la aparición de focos de dolor en diversas partes del cuerpo, pero especialmente en las articulaciones, la cabeza, los músculos y otros tejidos blandos.
Además, la fibromialgia genera una fuerte sensación de cansancio, rigidez articular e insomnio, y se asocia con síntomas de depresión y de ansiedad. Esta patología puede desencadenarse a cualquier edad, pero es más frecuente en las mujeres de 20 a 50 años de edad.
ENFERMEDAD Y STRESS
Los investigadores trabajaron durante varias semanas con matrimonios en los que uno de los miembros de la pareja sufría de fibromialgia. Todos los días ambas personas registraron por escrito cómo interactuaban con su marido o mujer, y cómo se sentían frente a lo que estaba pasando.
Proulx encontró que las personas con fibromialgia tenían un riesgo tres veces mayor de deprimirse que sus parejas. A su vez, percibían mayor inestabilidad en su relación e índices más altos de enojo marital. Por lo tanto, los pacientes enfermos podrían tener más posibilidades de considerar un divorcio que sus parejas. Los miembros sanos de la relación comentaron que les resultaba muy difícil ver como su compañero o compañera sufría.
"La fibromialgia es muy difícil para ambos miembros del matrimonio porque sus vidas cambian dramáticamente. Parece que hay un vínculo fuerte entre esta patología y los sentimientos de depresión y de fatiga, que pueden ser muy debilitantes tanto para quien sufre la enfermedad como para el matrimonio en sí", concluyó Proulx.
.
Más información y noticias de salud en WWW.NEOMUNDO.COM.AR
.
Periodismo.com

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.