dijous, 25 de març de 2010

LA ALIMENTACIÓN RECOMENDADA POR EL DR. NICOLAU

ORIGEN: http://www.fibromialgia-cura.org/dietas1.php?or=3


LA ALIMENTACIÓN RECOMENDADA POR EL DR. NICOLAU

(No es especifica para la FM, donde indique consumo de miel, galletas o fruta deberá eliminarlas.)

A continuación, les damos las claves para seguir eficazmente su programa de Alimentación Natural:

Primera clave:

ATENCIÓN: especial mención merece el azúcar refinado o industrial, cuyo efecto es “devastador” en el organismo. Subrayar que no está permitido consumir ningún tipo de azúcar: azúcar integral, edulcorantes artificiales, sacarosa … La gran cantidad de alimentos industrializados que incluyen este ingrediente, hace necesario que tengamos que leer cuidadosamente la etiqueta del producto. Hasta los más insospechados o los que parecen más naturales lo contienen, como por ejemplo la mayonesa, el tomate de “hacer”, los zumos industriales, el pan tostado, las sopas de verduras en sobres, las ensaladas enlatadas… No confiar en ningún producto sin haber leído cuidadosamente la etiqueta de ingredientes. Por fortuna, hoy en día contamos con una extensa variedad de productos, muy sabrosos, por cierto,que no contienen azúcar.

Segunda clave:

Conserve su menú habitual cambiando o sustituyendo un alimento por otro cuando sea necesario. Entendemos que su “menú” es el conjunto de platos compuestos por sus gustos o tendencias de necesidad personal.

Ejemplo de sustitución:

Si desayuna un café con leche, acompañado de una cuchara de azúcar y unas galletas, puede mantener ese modelo de menú si así lo desea; simplemente, deberá sustituir la leche de vaca por la vegetal; el café por Eko o Malta; la cucharada de azúcar por miel y las galletas de harina blanca con azúcar por unas integrales y sin azúcar.

Podrá seguir disfrutando de sus platos preferidos, sencillamente, sustituya un alimento por otro tal como se indica.

Tercera clave:

Una alimentación sana no tiene por qué equivaler a una alimentación desagradable. Procure hacerla sabrosa además de sana; de lo contrario, con toda probabilidad fracasará a las primeras de cambio. Normalmente, aquellos a quienes les gusta cocinar son los que mejor se adaptan a la alimentación natural, pues saben hacer platos apetitosos.

Cuarta clave:

No todos pueden realizar un cambio como el que proponemos de la noche a la mañana. Nunca fuerce su organismo a adoptar sistemas que, aun siendo saludables, sobrepasan su capacidad de adaptación. Empiece sustituyendo aquellos alimentos que le sean más fácil dejar, incorporando aquellos que más le gusten. Por el momento, los que no pueda abandonar, trate de disminuirlos progresivamente hasta retirarlos completamente.

Quinta clave:

Elija, exclusivamente, los alimentos que más le gusten y que mejor le sienten y no se sienta obligado a comer nada que no le apetezca. Cuando decimos frutas, no especificamos cuáles, sino que lo dejamos a la consideración antes comentada. Cualquier alimento al que presente intolerancia, por muy natural que sea, es mejor, por el momento, que no lo incorpore a su alimentación. Por ejemplo, una naranja puede “reventar” el digestivo de una persona que, por diversas causas, no pueda digerirla convenientemente. Al principio, muchos entienden que una “alimentación sana” consiste en atiborrarse de verduras, siendo esto, en muchas ocasiones, la causa de fuertes congestiones por gases. Cualquier alimento por natural que fuera, que cause flatulencias, diarreas, estreñimiento, molestias gástricas de cualquier clase, indigestión, inflamación de vientre, ardores etc…, no lo consuma por el momento. La identificación de este factor se logrará, exclusivamente, por medio de su observación personal, ya que dependerá de las condiciones individuales que presente su aparato digestivo.

No olvide que la mayor causa de gases y trastornos es la costumbre de tomar lo dulce después de comer, los tiempos de digestión son distintos para fruta y dulces. Tome las frutas preferentemente de un sólo tipo cada vez y media hora antes o una después de comer, o mejor aún entre comidas.

La sandia y otras, tomada sola, ni siquiera cierran el píloro para ser digeridas, pasan directamente al intestino delgado; si la toma inmediatamente después de comer la fermentación y los gases serán enormes.


ATENCIÓN: Si las intolerancias alimenticias, en general, no tienen consecuencias graves, cabe destacar que las alergias o reacciones inmunológicas a ciertos alimentos pueden tener consecuencias graves para quienes lo sufran. En tal caso, deberá eliminar escrupulosamente todos aquellos alimentos que provoquen este tipo de reacción y extremar la precaución con los nuevos que nunca haya ingerido antes. Especial precaución deben tener con la soja las personas que no lo han probado antes, ya que, estadísticamente, es uno de los alimentos que causa problemas de este tipo con mayor incidencia.

De todas maneras, ofrecemos una lista de los alimentos que, en caso de alergia, suelen estar involucrados con mayor frecuencia: leche-huevos-carne-pescado-marisco-cacahuetes-nueces-soja.

Sexta clave:

En Medicina Natural, damos especial importancia a la buena digestión de los alimentos, pudiendo afirmar que toda enfermedad comienza, de alguna manera, causada por deficientes digestiones. Mastique los alimentos muy despacio, procurando ensalivarlos completamente. Recuerde que su estómago no tiene dientes y que la masticación favorece numerosos procesos dirigidos a una buena digestión. “Mastique los líquidos y beba los sólidos.” Nunca beba en las comidas, sino entre horas, y las frutas nunca las acompañe de alimentos de larga digestión, mejor tomarlas en el desayuno, la merienda o entre horas.

Procure no comer con prisas, estresado, con preocupaciones o disgustado. En tal caso, es mejor esperar unos minutos hasta que la sensación de hambre nos avise de que el cuerpo está preparado. De igual manera, no se duerma ni se tumbe después de comer, si puede salga a dar un paseo relajado de unos minutos haciendo inspiraciones suaves y profundas.

Séptima clave:

Desayuno de rey, comida de príncipe y cena de mendigo. Realmente cenamos en exceso y desayunamos escasamente, invirtiendo la tónica energética; es decir, que después de cenar, si vamos a dormir, no necesitamos tanto ese componente calórico que vamos a necesitar por la mañana para emprender actividades que sí lo requieren. Cenar en exceso supone una auténtica intoxicación de nuestro organismo. De manera regular, cuando esto sucede, notaremos el sueño agitado, con pesadillas acompañadas de voces. Producto de ello es el levantarse cansado por la mañana, con los músculos como si hubiéramos estado trabajando toda la noche, dolor lumbar, mal aliento, la boca pastosa e inapetencia. “Cuando me levanto por la mañana no tengo ganas de desayunar”.

Octava clave:

Dormir con la ventana abierta y respirar aire puro en todo momento, procurando, si estamos en casa o en lugares cerrados, mantener una buena ventilación, evitando corrientes o enfriamientos.

No se acueste inmediatamente después de cenar.

Procure dormir cuanto más mejor y si puede despiértese con la luz natural sin agobios. La siesta es muy recomendable.


Además de la alimentación les pongo las otras “claves” del Dr. Nicolau, extraídas de un diálogo con otro colega naturópata :

Conclusión:

Las siguientes pautas me parecen claves en la recuperación de estos enfermos

Utilización de la semiología Naturopática en la aplicación:

Drenaje intestino grueso y repoblación de la flora
Drenaje hepático
Drenaje linfático
Desbloqueo emocional de traumas
Estabilización o normalización del S.N.C
Oxigenación muscular y aporte de sustancias propias de la economía muscular. (Magnesio, calcio, cobre, potasio…) (Alimentación) Desacidificación mesénquima (alimentación)
Tratamiento individual de las particularidades de cada enfermo.
Alimentación natural, Sueño, Ejercicio apropiado, Apoyo y comprensión familiar.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.