dijous, 26 d’agost de 2010

La fibromialgia sigue siendo una enfermedad extraña para muchos y difícil de diagnosticar

ORIGEN: http://diariofibromialgia.blogspot.com/2010/08/el-tai-chi-podria-ayudar-aliviar-la.html

Una investigación reciente halla que los pacientes de fibromialgia podrían hallar alivio para esta afección de dolor crónico por medio del Tai Chi.

Los investigadores dividieron a 66 pacientes de fibromialgia en dos grupos, uno que hizo sesiones de dos horas de Tai Chi dos veces a la semana durante doce semanas, y otro que recibió educación sobre el bienestar dos veces a la semana seguidas de estiramientos leves.

Al final de las doce semanas, el grupo del Tai Chi refirió mejoras en sus puntajes en cuestionarios sobre los síntomas tanto físicos como mentales de la fibromialgia. Eso incluyó menos dolor y más capacidad para realizar las actividades diarias sin dolor; menos fatiga, depresión y ansiedad; y, en general, mejor calidad de vida. Los pacientes también informaron dormir mejor y tener mejor condición física.

Las mejoras continuaron siendo evidentes a las 24 semanas, según la investigación, sobre la que se informa en la edición del 19 de agosto de la New England Journal of Medicine.

"Fue increíble", aseguró el Dr. Chenchen Wang, autor líder del estudio y profesor asociado de medicina del departamento de reumatología del Centro Médico Tufts de Boston. "Se podía ver cada semana cómo cambiaban. Se pusieron más contentos. Me sentí muy, muy emocionado de estar con ellos".

La fibromialgia se caracteriza por dolor generalizado, fatiga, insomnio y varios puntos sensibles. El síndrome también puede causar problemas fisiológicos, como ansiedad, depresión, y problemas de concentración y memoria, lo que a veces se llama "niebla cerebral".

Cerca de diez millones de estadounidenses padecen esta enfermedad y entre 75 y 90 por ciento son mujeres, según cálculos de la National Fibromyalgia Association.

Con frecuencia, los médicos sugieren ejercicio, técnicas de higiene del sueño y medicamentos para tratar la afección, pero a menudo con resultados limitados, según Gloria Yeh, profesora asistente de medicina de la Facultad de medicina de la Harvard, que escribió un editorial acompañante en la revista.

La mayoría de los pacientes, según la información de respaldo del artículo, continúan sintiendo dolor años después del diagnóstico, no tienen buen acondicionamiento aeróbico, tienen poca fortaleza y flexibilidad muscular, y necesitan medicamentos para controlar los síntomas.

Aunque hacen falta estudios más grandes para confirmar los hallazgos, el Tai Chi se muestra promisorio como tratamiento alternativo", aseguró Yeh.

"Esto podría representar un ejercicio ideal para quienes sufren de fibromialgia. Debido a que se trata de una actividad suave, de bajo impacto y no amenazadora, podría ser un ejercicio perfecto para pacientes debilitados de fibromialgia que de otro modo no pueden o no quieren probar otro tipo de ejercicio", aseguró Yeh. "Además, debido a que el Tai Chi incluye meditación, también podría ayudar a enfrentar el estrés y la ansiedad que podrían estar relacionados con la afección".

¿Qué hace que el Tai Chi funcione?

Por ahora no hay una respuesta definitiva a eso, según Wang. El Tai Chi es un ejercicio para la mente y el cuerpo que se originó como arte marcial en China. Se vale de movimientos lentos y suaves para fortalecer y mejorar la flexibilidad, así como de respiración profunda y relajación para mover el qi o energía vital por todo el organismo.

Investigadores anteriores han mostrado que el ejercicio puede mejorar el estado de ánimo, agregó Wang. La respiración y los movimientos controlados podrían promover "tranquilidad mental", según el estudio, lo que podría ayudar con el dolor.

"El componente físico del Tai Chi puede mejorar la capacidad aeróbica, la fortaleza y la función muscular", aseguró Wang. "De todos modos, en mi opinión la parte más importante es la mental. Se ve a muchos pacientes mejorar su depresión y hacerse buenos amigos entre sí".

El Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa de los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. proporcionaron fondos para la investigación.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Chenchen Wang, M.D., associate professor of medicine, department of rheumatology, Tufts Medical Center, Boston; Gloria Yeh, M.D., M.P.H., assistant professor of medicine, Harvard Medical School, Boston; Aug. 19, 2010, New England Journal of Medicine
Vía MedlinePlus
Publicado por Paco Gil

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.