dilluns, 9 d’agost de 2010

Abuso de analgésicos

ORIGEN: http://arturogoicoechea.blogspot.com/2010/07/abuso-de-analgesicos.html

Los neurólogos sostienen, en mi opinión con fundamento, que el uso continuado de analgésicos puede facilitar la aparición de dolor... de cabeza. El término "cefalea por abuso de analgésicos" ha hecho fortuna y cuando un padeciente irredento de dolor de cabeza diario acude a por el alivio prometido se encuentra con la reprobación del aliviador:

- Le duele porque ha abusado de los analgésicos...

- Me los recomendó usted. Incluso me hizo ver que era fundamental tomarlos al primer indicio de dolor...

La frontera entre el uso y el abuso no está bien señalizada. El dolor no anda con remilgos técnicos. Cuando duele, duele y si el cerebro está instruido en la oferta seductora del consumo del calmante, su sistema de recompensa lo solicitará con el apremio necesario. No hay otra forma de hacerlo que apretando con el dolor.

En el laboratorio el uso crónico de calmantes (paracetamol, antinflamatorios) reduce el umbral de dolor. Los ratones se vuelven más sensibleros a los estímulos nocivos. No hace falta mucho tiempo para que se produzca la sensibilización. Parece como si el organismo reprobara su uso, respondiera a la ingerencia externa.

Curiosamente sólo se habla del abuso de analgésicos en el dolor de cabeza. No me suena, por ejemplo, la expresión: "lumbago por abuso de analgésicos"...

No conozco ninguna circunstancia biológica que explique esa selectividad del abuso hacia la cabeza. Las reglas biológicas del juego del dolor son las mismas para todo el organismo. No se entiende que aparezcan problemas exclusivos para una zona como la cabeza que no pudieran afectar a otra como la región lumbar...

Los neurólogos prefieren pensar que la cabeza es un lugar especial, neurológico, con analgésicos propios, específicos. 

Los ciudadanos creen, cándidamente, que existen calmantes para el dolor de cabeza, otros para el dolor de muelas y otros para "la columna".

La llamada "neuromatriz del dolor", el conjunto de oficinas cerebrales activadas cada vez que se enciende la percepción de dolor, es la misma para cualquier región corporal. La química es la misma, así como las neuronas, los sensores de daño... Puede que la reactividad de los vasos del interior del cráneo sea singular y eso podía justificar singularidades en la migraña caso de que la teoría vascular fuera cierta, pero... no lo es.

A los neurólogos no les tiembla el pulso doctrinal para exponer sus asertos sobre origen y curso de los dolores en la zona de su influencia, la cabeza.

En la cabeza existe por un lado la migraña, enfermedad cerebral genética, noble, de pedigrí... y, por otro, la cefalea tensional, justo castigo a un individuo incapaz de gestionar sus estreses, controlar sus músculos crónicamente contraídos.

La migraña va bien si uno va al neurólogo, sigue sus consejos sobre salubridad vital y toma los fármacos prescritos. Si va mal es porque el padeciente es un mal nacido (genes), lleva una vida disoluta y... abusa de los analgésicos.

No encontrará en las publicaciones de los neurólogos sobre sus dolores (cabeza) ninguna reflexión sobre sistema de recompensa. El dolor coge brío simplemente porque se abusa de los calmantes y la automedicación.

- Cada vez tengo más ganas de fumar...

- Eso es porque abusa de los cigarros... Ya le dije que sólo encendiera los que yo le receté y no pasara de tres al día...

- También me dijo que no esperara a encender el cigarro porque si lo hacía me aumentarían las ganas de fumar...

El sistema de recompensa es inevitable. Anda por medio en la promoción de las conductas del individuo que el organismo tiene a bien o a mal solicitar. Si duele de continuo es porque el cerebro deja el botón de la alerta encendido. Si se apaga después de tomar el analgésico es porque considera que el peligro ha desaparecido. Si el dolor sigue ello indica que la evaluación de alerta sigue vigente.

- Me duele la columna a diario, a todas horas...

- ¿Ya toma los antinflamatorios que le receté?

- Por supuesto. Uno cada ocho horas... pero no me hacen nada...

- ¿?

Es sorprendente que no se aplique al "dolor de columna" la misma reflexión del abuso...

- Le duele porque abusa de los calmantes...

Definitivamente la cabeza tiene algo especial pero no es algo químico ni neuronal sino cultural. Cada región del organismo desarrolla su cultura, sus mitos, creencias, costumbres. No pida Ciencia para entender nada de lo que allí sucede. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.