dijous, 5 d’agost de 2010

5 Ideas para Incrementar, Manejar y Conservar Tu Energía

ORIGEN: http://blog.fibromed.net/2009/5-ideas-para-incrementar-manejar-y-conservar-tu-energia/

El precio en la gasolinera no es la crisis energética más prominente para alguien con fibromialgia o síndrome de fatiga crónica. Es quedarse sin combustible antes del final del día o, peor aún, despertar sin bastante energía para levantarse. Este artículo ofrece cinco ideas para mejorar tu vigor, incluyendo respiración, alimentación, ejercicio, imaginación y descanso.
Puede parecer que más energía—una recarga de células de combustible o de añadir más de levántate y vete—es la solución. No obstante, Robin Rothenberg, un profesor de yoga terapéutico y autor del programa “Essential Low Back Program”, denota que la falta de energía no es el asunto primario en la fatiga. El problema real es “Apropiación indebida” de la energía, y acompasarse como es debido es la solución.

Respiración
El control conciente de la respiración puede dar vigor o calmar. Rothenberg recomienda el siguiente ejercicio de respiración para disminuir la fatiga.
Respira varias veces y cuenta las inhalaciones y exhalaciones.
Profundiza las exhalaciones con la intención de dejar irse patronos no-productivos, pero habituales.
Sin ninguna tensión, deja que tus exhalaciones incrementan para que dure un poco más que al empezar.
Luego, concéntrate en las inhalaciones. Divide tu inhalación en dos partes, luego continúa con una exhalación profunda y suave. Por ejemplo, si para inhalar has contado hasta cuatro, inhala contando hasta dos, pausa durante uno y luego inhala otra vez contando hasta dos y suelta el aire contando hasta seis.
Respira 10 veces de esta manera. Si empiezas a tener problemas para respirar, para el ejercicio y vuelve a tu patrono de respiración normal.
Alimentación
Aunque el oxígeno es el ingrediente primario para el metabolismo, los alimentos también juegan un papel vital. Los estudios no han vinculado ciertos alimentos con la fibromialgia, pero tiene sentido evitar las sustancias que hacen estragos con el sistema de energía interno, como la cafeína y el azúcar refinado. Una valoración personal por parte de un nutricionista o dietista puede darte una dieta hecha a medida para tus propias necesidades de energía y las potenciales sensibilidades alimentarias.

Ejercicios
El ejercicio puede aumentar tu energía o mermarla. La clave es acompasarte y encontrar tu cantidad “exactamente correcta”. Elige una actividad que te da la flexibilidad para modificar la duración y la intensidad para poder parar antes de que tu subida de fuerza se convierta en un brote. Si vas a clase, necesitas un instructor que observa tus limitaciones personales. Tampoco puedes desdeñar el ejercicio suave.
Mantenerse activo, incluso a nivel moderado, es mejor que nada o que crear un brote haciendo demasiado. Mantenerse en movimiento con variedad como regulares paseos, yoga terapéutico, bailar, tai chi, ondulaciones o ejercicios en agua caliente.

Imaginación
Las palabras y las imágenes en tu cabeza afectan fuertemente tu nivel de ánimo y de energía. Las imágenes que son demasiado pacíficas (dormir en una hamaca) o demasiado intensas (acabar la lista entera de cosas por hacer como el demonio de Tasmania) crean una montaña rusa energética que generalmente termina sobre el sofá. En vez de ello utiliza imágenes sostenibles que crean un flujo igualado. Aquí hay una combinación de mis favoritos de Dynamic Alignment Through Imagery por Eric Franklin (“Alianza dinámica a través de la imagen metafórica”).
Visualiza agua caliente que sube por el lado interno de tus piernas y luego baja por las caderas  hasta los pies por el lado externo. Siente el spray; oye el gorjeo de un géiser. Imagina también que tu espina dorsal es u chorro de agua en cuya cima tu cabeza flota sin esfuerzo. Deja que el flujo del agua te lleva sin esfuerzo a través del día.

Crea tus propias visualizaciones, y añade otras sensaciones para incrementar su efectividad.

Descanso
No es porque no estés trabajando en un trabajo, limpiando la casa, o corriendo dando vueltas, que esto significa que estés descansando. Probablemente estás planeando, preocupada, ponderando o deseando que estés haciendo algo todo el tiempo. Cuando se está fatigada, la mejor acción es descansar—descanso no-adulterado y de calidad. Aquí encontrará una no-actividad que seguramente aumentará tus reservas. 

Acostada sobre la espalda en el suelo con las piernas elevadas encima de una silla o sofá para que tus caderas y piernas estén dobladas en un ángulo de 90 grados. Pon una toalla debajo de la parte baja de tus pantorrillas para que tus talones no presionen la silla y deja que tus brazos se relajan en una postura confortable. Repite para ti “Ahora es hora de relajarse. No hay nada que hacer ahora, aparte descansar.”

Cinco o veinte minutos en esta posición recargará tus baterías entre las actividades o relaja las tensiones cuando no puedes dormir. A esta posición de descanso también puedes añadir respiraciones o visualizaciones. Por ejemplo, piensa en absorber la fuerza de la tierra por tu espalda o dejar que tus preocupaciones fluyen hacía fuera con tu respiración cada vez que exhalas largo y fuerte.

En una situación de suministro limitado, racionar y conservar son más importantes que nunca. Unas fuentes alternativas de energía, como regular tu respiración, comer con inteligencia, hacer ejercicios prudentemente, utilizar imágenes potentes y descansar durante el día puede sacarte de una crisis y meterte en un patrono sostenible.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.