dilluns, 25 d’octubre de 2010

EL DOLOR Y LA ANSIEDAD SE RELACIONAN CON EL DETERIORO COGNITIVO EN PACIENTES CON SÍNDROME DE FIBROMIALGIA

ORIGEN: http://silencio-fm.blogspot.com/2010/10/el-dolor-y-la-ansiedad-se-relacionan.html

Fuente: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=2108

sábado 23 de octubre de 2010

Diego Munguia Izquierdo1 y Alejandro Legaz Arrese2 
(1) Universidad Pablo de Olavide y (2) Universidad de Zaragoza

El síndrome de fibromialgia es una afección de etiología desconocida caracterizada fundamentalmente por dolor musculoesquelético difuso y crónico, cuyos síntomas asociados más característicos son: rigidez articular, fatiga, alteraciones del sueño, trastornos psicológicos y disfunciones cognitivas. En relación a este último síntoma, varios estudios presentados en los últimos años han señalado alteraciones cognitivas en estos pacientes que incluyen dificultad para concentrarse, deterioro de la memoria, dificultad para recordar palabras -nombres-, o tendencia a sentirse abrumado al enfrentarse con varias cosas que hacer a la vez.

En el trabajo que aquí se presenta, un equipo de profesores e investigadores de la Universidad Pablo de Olavide y la Universidad de Zaragoza han centrado su trabajo con el doble objetivo de determinar, por un lado, las diferencias en la función cognitiva entre pacientes y controles sanos, así como profundizar, por el otro, en la influencia del dolor y la ansiedad en el deterioro de dicha función. Para realizar este estudio se ha analizado a un total de 116 mujeres (81 pacientes con síndrome de fibromialgia y 35 personas sanas) de entre 18 y 60 años, a través de una serie de tests validados en la literatura científica internacional.


De esta forma, mediante las pruebas, se han evaluado funciones tales como la atención y la memoria de trabajo, la atención alternante y la función ejecutiva, la memoria de trabajo y la velocidad de procesamiento de la información, además de la fluidez o la memoria episódica verbal. En lo que respecta al nivel de ansiedad y el umbral de dolor, el primero se ha determinado mediante el Cuestionario de Ansiedad Estado-Rasgo, mientras que para el segundo se ha utilizado el método de la jeringa calibrada como dolorímetro de presión (Munguia, Legaz y Alegre, 2007).

Pacientes con síndrome de fibromialgia mostrando su umbral de dolor ante la presión (izquierda) y ejecutando un test neuropsicológico (derecha).

Los resultados del estudio evidencian que los pacientes con síndrome de fibromialgia desarrollan un nivel de rendimiento cognitivo significativamente inferior y un nivel de ansiedad significativamente superior que los sujetos sanos.

Además, los resultados demuestran que el rendimiento en los tests neuropsicológicos está asociado al dolor, y que esta relación es de un orden superior a la observada en otros estudios e independiente del nivel de ansiedad de las pacientes. En este sentido, la influencia del dolor en el rendimiento cognitivo es dependiente de la función cognitiva valorada, ya que el dolor afecta en mayor medida en las pruebas más complejas, donde se valoran tareas de orden superior (memoria de trabajo, comprensión, organización, etc.) y/o implican la velocidad de procesamiento de la información, siendo incapaces las pacientes con mayor o menor umbral de dolor de obtener un rendimiento óptimo. Sin embargo, en los tests más sencillos, las pacientes con menor dolor sí son capaces de obtener un mayor rendimiento.

Consecuentemente, según los datos publicados, el rendimiento cognitivo se ve afectado principalmente por el umbral de dolor, aunque la ansiedad también da respuesta a cuestiones en las que el dolor no puede influir en los tests neuropsicológicos. La influencia de la ansiedad en el rendimiento cognitivo es dependiente de la función cognitiva valorada, pero en este caso de forma inversa al dolor, es decir, el nivel de ansiedad determina el rendimiento cognitivo exclusivamente en los tests que valoran tareas cognitivas de orden superior. En este sentido, en base a los datos expuestos, probablemente la rápida respuesta que se requiere en los tests más simples no da tiempo a que las pacientes se muestren ansiosas. Sin embargo, las pruebas más complejas, que requieren un periodo de mantenimiento de la atención más elevado, posibilitan que la paciente tenga tiempo suficiente para percibir su incapacidad para realizar el test y, por tanto, para mostrarse cada vez más ansiosa.


Aunque estos datos muestran una evidencia clara de que los pacientes con síndrome de fibromialgia tienen una función cognitiva deteriorada, debido al elevado número de factores que influyen en el rendimiento cognitivo que no fueron valorados en este estudio y que parte del rendimiento cognitivo no fue explicado por el nivel de dolor y ansiedad, no deben descartarse otras hipótesis relacionadas con la coexistencia de alteraciones en el sustrato neurológico central junto a deficiencias asociadas a estas u otras variables clínicas sintomáticas. Por estos motivos, los autores consideran necesarias futuras investigaciones que determinen las causas del deterioro neuropsicológico en este grupo de enfermos.

Referencia:

Munguia, D., Legaz, A. y Alegre, C. (2007). Guía de práctica clínica sobre el síndrome de fibromialgia para profesionales de la salud. Madrid: Elsevier España.

El articulo original puede encontrarse en la revista Psicothema:

Munguia-Izquierdo, D., Legaz-Arrese, A., Moliner-Urdiales, D. y Reverter-Masia, J. (2008). Neuropsicología de los pacientes con síndrome de fibromialgia. Psicothema, 20 (3), 427-431.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.