dimecres, 16 de desembre de 2009

Terapia cognitivo-conductual... ¿Es útil para enfermedades como FM, SFC, SQM?

ORIGEN: http://www.fibromialgia.nom.es/noticias-fibromialgia-sindrome-fatiga-cronica-sqm-2009/el-uso-coercitivo-de-la-terapia-cognitivo-conductual-en-fibromialgia-sindrome-de-fatiga-cronica-y-sindrome-quimico-multiple.html

(L'article és molt extens, però hi ha una part que desestima aquesta teràpia per a la FM/SFC. De tota manera llegir-lo complert)

Autores; Clara Valverde Enfermera/Formadora. Equipo Aquo, Barcelona
Iñaki Markez Psiquiatra. CSM de Basauri, Osakidetza

(...)

Resumen: La Terapia Cognitivo–Conductual (TCC) se está utilizando en nuevas enfermedades orgánicas crónicas, como la fibromialgia (FM), el Síndrome de la Fatiga Crónica/Encefalomielitis Miálgica (SFC/EM) y las Sensibilidades Químicas Múltiples, como tratamiento con la hipótesis errónea de que estos enfermos tienen “pensamientos inadaptados”. Este uso coercitivo de la TCC se está llevando a cabo para adelantar las agendas de las administraciones públicas en estas enfermedades ignoradas y desatendidas. Otras psicoterapias brillan por su ausencia en estas enfermedades en las que los afectados tanto apoyo necesitan para poder recuperar su dignidad.

(...)

6. El uso de la Terapia Cognitivo– Conductual (TCC) en FM, SFC/EM y SQM

La terapia cognitiva conductual es una forma de intervención psicoterapéutica en la que destaca la reestructuración cognitiva, la promoción de una alianza terapéutica colaborativa y los métodos conductuales y emocionales asociados mediante un encuadre estructurado. Su hipótesis de trabajo es que los patrones de pensamiento —distorsiones cognitivas— tienen efectos adversos sobre las emociones y la conducta y por tanto a través de intervenciones psicoeducativas y la práctica continuada puede mejorar el estado psicológico resolviendo el trastorno: http://es.wikipedia.org/wiki/Terapia_cognitiva
La terapia cognitiva o terapia cognitiva conductual busca reconocer el pensamiento distorsionado que origina los trastornos y aprender a reemplazarlo con ideas sustitutivas más realistas. Sus practicantes sostienen que la causa de muchos de los conflictos psíquicos son los pensamientos irracionales. El trabajo está centrado en el presente, poniendo énfasis en el cambio, en qué hay que hacer para cambiar.
Sus practicantes manifiestan eficacia de la Terapia Cognitivo–Conductual para algunos síndromes propios de los trastornos de ansiedad, fobias o cuadros depresivos. En los trastornos por dependencia a sustancias psicoactivas, los índices de eficacia bajan abruptamente y no hay eficacia significativa en
la esquizofrenia o el trastorno antisocial de la personalidadXLIV.

Uso erróneo
Como hemos visto, toda la evidencia científica demuestra que la FM, el SFC/EM y las SQM están causadas por complejos desarreglos bioquímicos y también neurológicos e inmunológicos y desencadenados por tóxicos y patógenos.
Por eso, que se repita una y otra vez que la TCC es un “tratamiento” para estas enfermedades orgánicas, no tiene sentido.
La TCC se aplica sobre la hipótesis de que la razón por la cual el paciente desarrolla y/o perpetúa una enfermedad es debido a su manera de pensar o a su “sistema de creencias”XLV, y que si el enfermo pensara de otra manera no hubiera enfermado o mejoraríaXLVI. Esta idea errónea ha sido desmentida por muchos investigadores, incluyendo los autores de los Criterios Canadienses para la FM y el SFC/EM y otros expertos en estas enfermedades como Byron Hyde, el equipo de la experta belga Van Hoof, el americano Michael Antoni, que recibió el premio de investigación de la Asociación Internacional del SFC/EM (IACFS) en el 2009 y muchos otros.

(...)

La TCC hace daño físico
Los estudios de Koolhaas, de Booder y Van Hoof sobre cómo se están llevando a cabo las intervenciones de TCC, encontraron dos sorprendentes resultados: que al 38% de los enfermos SFC/EM, la TCC les había afectado adversamente y que, a través de una revisión cuidadosa de los estudios sobre la TCC en SFC/EM pudieron demostrar que las publicaciones que presumen de que la TCC funciona para el SFC/EM, exageran o engañanLI.
Nancy Klimas, inmunóloga de la Universidad de Miami y experta en el SFC/EM, respetada en el mundo, también testificó en la comparecencia en Londres que “recetar TCC a los pacientes con SFC/EM que están tan enfermos, en vez de hacerles analíticas inmunológicas y biológicas, es dejar a estos pacientes sin tratamientos, sin opciones y sin esperanza”.
Otros autores, como Bruce Carruthers, autor principal de los Criterios Canadienses para la FM y para el SFC/EM, fue más contundente sobre el daño físico que puede hacer la TCC, cuando compareció ante el Parlamento del Reino Unido en agosto del 2008: “La TCC aumenta le riesgo de empeoramiento de los pacientes con SFC/EM porque se utiliza con la idea de que estos pacientes tienen unos pensamientos y creencias ‘inadaptados’ sobre sus síntomas y su enfermedad. En la TCC se anima a los pacientes a ver sus síntomas como ‘síntomas fantasmas’ y a que cambien de pensamiento a uno ‘positivo’ y ‘adaptado’. Aquí es donde la TCC hace daño físico, porque interfiere con la señales de alerta que está dando el cuerpo al paciente sobre dolor, fatiga, problemas cardiovasculares, infecciones, etc. Esto supone al paciente mayor riesgo”.
Otros daños físicos que la TCC puede causar, surgen de la información que nos han aportado los pacientes FM–SFC/EM–SQM, cuyas narrativas veremos más adelante y que han participado en la TCC por recomendación de sus médicos:
• Cansancio por el desplazamiento a las sesiones TCC.
• Los ejercicios que dan en la TCC requieren mucha energía.
• Mantener en constante vigilancia los pensamientos que se tienen, como recomiendan en la TCC, es agotador.
• Las consultas, salas y edificios en los cuales se lleva a cabo la TCC son peligrosos para los enfermos con sensibilidades químicas, ya que no están bajo un control ambiental adecuado.

Daño emocional
Investigadores han llamado la atención sobre el hecho de que la TCC se utiliza de maneras coercitivas con estas nuevas patologías.
Preocupa que la TCC se esté utilizando en estos pacientes con coacción, inflexibilidad, con falta de empatía y hasta con un tono de desprecioLII, LIII, LIV. El respeto, tan necesario para cualquier relación terapéutica, está ausente, muy a menudo, en el uso de la TCC en pacientes con FM, SFC/EM y SQM cuando se culpabiliza al paciente de lo que piensa y se le dice “lo que tiene que hacer”, lo cual es un intento de anularlo. Y se le añade al sufrimiento que ya vive al tratarle como un desequilibrado emocional.
Un equipo de salud mental de Girona, tras 5 años haciendo terapia grupal con pacientes con fibromialgia, acaba de publicar un artículo en el que da, como factores etiológicos de la fibromialgia, la ira y la ansiedad, sin pararse a pensar que a lo mejor estos sentimientos son el resultado de vivir en esta sociedad con la fibromialgia y no su causa. Estos psicólogos y enfermeros, durante 10 sesiones grupales, tratan a los enfermos de fibromialgia con la idea principal de que “el perfil general encontrado
de Expresión de la Ira de estas pacientes muestra una puntuación elevada en Rasgo de Ira y un bajo Índice de Expresión de dicha Ira, destacando un altísimo Índice de Expresión Interna de la Ira”.LV Aseguran que han hecho una “deconstrucción” (sus comillas) de las “narrativas” (nuestras comillas) de los participantes al mismo tiempo que confunden la narrativa y la deconstrucción ya que dan un plan detallado de las 10 sesiones que consisten en que: los profesionales explican sus creencias a los pacientes (“Explicación de la vulnerabilidad cuerpo–mente”, “Señalamos la tendencia a tomar una posición victimista…”) y en que los pacientes hagan ejercicios y tareas guiados, actividades que no tienen nada que ver con la escucha de las narrativasLVI. Y todo esto bajo la motivación e idea principal del equipo del centro: “…encontramos que en un porcentaje elevado, aproximadamente en un 30%, el diagnóstico de fibromialgia está enmascarando conflictos sociolaborales (“rentismo”)…”.

Leyendo el artículo ya se puede hacer uno la idea del daño emocional que está siendo infligido a las personas enfermas que participan en estos grupos.
De pacientes que han participado en otros grupos terapéuticos, ofrecemos, a continuación, los siguientes relatos que muestran el daño emocional causado por la TCC.
Los pacientes hablan La información de pacientes sobre el uso de la TCC en la sanidad pública, que aquí exponemos, fue recibida de las siguientes maneras:
• el 80% fue recibida sin ser solicitada por la web de derechos de los pacientes SFC/EM, www.ligasfc.org,
• el 20% fue recibida como respuesta a una petición de los autores a pacientes FM, SFC/EM o SQM sobre sus experiencias con la TCC.
La información fue recogida entre octubre del 2006 y septiembre del 2009 y procede de tres comunidades autónomas: Navarra, Madrid y Cataluña. Algunos informantes relataron su experiencia de memoria y otros de las notas que tomaron en las sesiones, las cuales nos enviaron. La mayoría enviaron también el material que recibieron en las sesiones. Todos los informantes nos comunicaron sus experiencias a través de correo electrónico, porque este medio de comunicación es el más accesible para las personas con estas enfermedades, ya que muchos no tienen la energía física para hablar por teléfono ni recibir visitas. También las Sensibilidades Químicas descartan el contacto cara a cara.

(...)

De los 55 pacientes que nos informaron, se escogieron 10 casos que corresponden a diferentes tipos de narración. El resto de las narrativas repiten experiencias en los grupos de TCC. Estos casos son representativos de los pacientes–informantes.

(Ara els diversos pacients, anomenats A,B,C etc, expliquen la seva vivència amb aquesta teràpia)

(...)
¿Por qué los pacientes toleran tal trato?
Después de tan larga historia de sufrimiento, desamparo y problemas económicos, no es de extrañar que, cuando el enfermo de SFC/EM, FM o SQM llega a un grupo de TCC, su auto–estima y confianza en sí mismo tenga carencias. Ésta es una razón por la cual vemos situaciones en las que el psicólogo o psicóloga trata a los pacientes con falta de respeto y hasta los acosa, y los pacientes no se quejen de
la mala praxis. Otras razones por las cuales no hacen quejas formales son:
• Por daño emocional y físico como consecuencia de la TCC (pacientes A, B, C, D, H e I).
• Por el temor a que el cuestionar o abandonar la TCC puede dañar la relación con el médico tratante que derivó al paciente (pacientes B y D).
• Por miedo a tener problemas con los informes y las evaluaciones médicas y posibles ayudas económicas relacionadas (pacientes D, E, G e I).

(...)

Lo que el paciente FM–SFC–SQM ofrece
La TCC se equivoca cuando define al paciente con FM, SFC o SQM como alguien cuya manera de pensar hay que cambiar. La literatura sociológica demuestra que las personas con estas nuevas enfermedades, más que en otras enfermedades crónicas, utilizan, dentro de sus enormes limitaciones, sus pocas energías para ayudar a los demás que están también en su misma situación. Aún sin poder salir casi de sus casas, algunos de estos enfermos dedican sus momentos de actividad limitada, sobre todo por Internet, a animar y apoyar a otros enfermos, a compartir información útil para su auto–cuidado y a la acción política para mejorar la atención a estas enfermedades.
No sólo este ejemplo de generosidad puede ser una lección para la sociedad, también todos los conocimientos sobre cómo convivir con estas nuevas y difíciles enfermedades, que están en aumento, son una gran riqueza para la sociedad que no puede permitirse desperdiciarLXIII.


Contacto
Clara Valverde
formacionsalud@hotmail.com

NORTE DE SALUD MENTAL nº 35 • 2009 • PAG 89–106

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.