dimecres, 16 de desembre de 2009

Dificultad para dormir

ORIGEN: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003210.htm

(Extracte d'un text molt extens sobre la dificultad de dormir)

La dificultad dormir, llamada insomnio, puede implicar problemas para conciliar el sueño al acostarse en la noche, despertarse muy temprano en la mañana y despertarse frecuentemente durante la noche.
(...)
Consideraciones generales
Todas las personas tienen noches de desvelo ocasionalmente y para la mayoría de ellas esto no es un problema. Sin embargo, el 25% de los estadounidenses informan sobre problemas ocasionales para conciliar el sueño y el insomnio es un problema crónico para aproximadamente el 10% de las personas.

La falta de sueño reparador puede afectar la capacidad de la persona para cumplir con sus responsabilidades diarias, ya sea porque están demasiado cansadas o porque tienen problemas para concentrarse. Todos los tipos de insomnio pueden llevar a somnolencia diurna, mala concentración e incapacidad para sentirse renovado y descansado en la mañana.

La mayoría de los adultos se desempeñan bien durmiendo aproximadamente 8 horas cada noche hasta los 60 años de edad; después de esta edad, 6 horas pueden ser suficientes. Aunque los ancianos necesitan dormir menos, casi la mitad de las personas mayores de 60 años sufren de algún grado de insomnio.

La mejor medida de la cantidad de sueño que una persona necesita es la forma cómo se siente. Si se despierta sintiéndose renovado es porque está durmiendo lo suficiente. Para algunas personas, este bienestar se logra durmiendo sólo 4 horas, mientras que otras pueden necesitar hasta 10 horas de sueño para poder sentirse descansadas.

El uso de sedantes de acción prolongada o en altas dosis para "curar" el insomnio puede, al contrario de mejorarlo, empeorar el problema con el tiempo. Los antihistamínicos (el ingrediente principal en las pastillas para dormir de venta libre) pueden igualmente llevar a dificultades similares y con el tiempo también pueden afectar la memoria.

Los sedantes fuertes que necesitan receta no proporcionan un sueño natural y tranquilo. Además, la persona puede desarrollar tolerancia o dependencia de estas drogas. En este caso, la misma dosis de la droga ya no produce sueño, lo cual puede llevar a que la persona lo intente con una dosis más alta. Las dosis mayores aumentan las probabilidades de dependencia, tolerancia y efectos secundarios. La suspensión de estos medicamentos puede causar insomnio de rebote y síndrome de abstinencia.

En la mayoría de las personas, los problemas de insomnio son generalmente ocasionados por los malos hábitos para dormir y casi nunca por una enfermedad potencialmente mortal. Sin embargo, si se están presentando problemas para conciliar el sueño, es necesario someterse a una evaluación de los niveles de depresión, ya que el insomnio es un síntoma clave de este trastorno.

El insomnio puede causar:

Ojeras
Desorientación
Fatiga
Irritabilidad
Cambios en la postura
Reducción en los niveles de energía
Una consulta con un psiquiatra, médico o un profesional en salud mental puede servir para evaluar los trastornos psiquiátricos que pueden llevar al insomnio. En las personas deprimidas, los antidepresivos usualmente pueden ayudar no sólo a mejorar los trastornos del sueño, sino también los de la depresión. Estos medicamentos no ocasionan las mismas preocupaciones acerca de la dependencia y la tolerancia como los sedantes.
(...)
Cuidados en el hogar

Se recomienda tratar de modificar los hábitos de sueño nocturno y otros comportamientos antes de optar por medicamentos para curar el insomnio. Por ejemplo:

Evitar situaciones estresantes o trastornos emocionales antes de irse a la cama.
Evitar el consumo del alcohol en la noche. Evitar la cafeína por lo menos 8 horas antes de acostarse y dejar de fumar, ya que la nicotina es un estimulante.
Tomar un refrigerio ligero antes de acostarse. Los alimentos como la leche tibia o la carne de pavo contienen un inductor natural del sueño llamado L-triptófano.
Establecer una hora regular para acostarse, pero no acostarse si no se tiene sueño.
Hacer ejercicio en forma regular, aunque no en las últimas dos horas antes de acostarse. Se ha demostrado que el ejercicio, especialmente los aeróbicos, ayudan a conciliar el sueño con más facilidad y a tener un sueño más profundo y más reparador. Las relaciones sexuales pueden ser inductores naturales del sueño para algunas personas.
Relajarse leyendo, tomando un baño o escuchando música suave antes de irse a la cama.
El televisor y la computadora se deben ubicar fuera de la alcoba, de lo contrario el cerebro se acostumbra a la estimulación de estos aparatos y comienza a esperarla cuando se está en dicho lugar, dificultando así la conciliación del sueño.
Usar la alcoba sólo para actividades propias de este sitio. Una vez que la persona esté en la cama, utilizar imágenes creativas y técnicas de relajación para apartar de la mente pensamientos que no permiten descansar. Asimismo, evitar permanecer durante mucho tiempo en la cama mientras se esté despierto o acostarse por aburrimiento.
(...)

MEDICAMENTOS

Evitar todos los sedantes, incluyendo las benzodiazepinas, durante el embarazo.
Los medicamentos deben emplearse como último recurso.
Los somníferos de venta libre pueden tener efectos secundarios, incluyendo un efecto de "resaca" a la mañana siguiente. Si esto no funciona, se le puede preguntar al médico para que recomiende otras opciones.
(...)
MEDICAMENTOS

La mayoría de las personas no necesitan medicamentos. El médico puede hablar con el paciente acerca de la posibilidad de utilizar medicamentos prescritos si todo lo demás falla.

Algunos antidepresivos como Elavil (amitriptilina) se pueden usar a la hora de acostarse porque son sedantes, pero requieren receta médica. Si el insomnio es causado por depresión, el tratamiento apropiado de esta afección con la terapia o los medicamentos apropiados debe resolver el problema.

Las benzodiazepinas, como el Valium (diazepam) o Ativan (lorazepam), son medicamentos ansiolíticos que también pueden ayudar a inducir el sueño, pero se deben usar con cautela porque pueden ser adictivos y también requieren receta médica.

Los somníferos más nuevos ayudan a reducir el tiempo que le toma a una persona quedarse dormida y la probabilidad de que sean adictivos es menor que con las benzodiazepinas. Dos ejemplos son los medicamentos recetados Ambien (zolpidem) y Sonata (zaleplon).

ADVERTENCIA: La FDA le ha solicitado a los fabricantes de medicamentos sedantes e hipnóticos para conciliar el sueño poner etiquetas de advertencia más fuertes en sus productos, de tal manera que los consumidores estén más conscientes de los riesgos potenciales. Los posibles riesgos a presentarse mientras se toman tales medicamentos comprenden reacciones alérgicas intensas y comportamientos peligrosos relacionados con el sueño, como quedarse dormido al conducir.

Versión en inglés revisada por: Christos Ballas, M.D., Attending Psychiatrist, Hospital of the University of Pennsylvania, Philadelphia, PA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed byDavid Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.