dijous, 14 de gener de 2010

Ansiedad y depresión - ¿epidemia de Fibromialgia en aumento?

ORIGEN: http://fibromialgico.blogspot.com/2010/01/ansiedad-y-depresion-epidemia-de.html


En 1947, apareció un artículo en una prestigiosa revista científica llamada “Annals of the rheumatic diseases”, titulado “Psychogenic rheumatism: the musculoskeletal expression of psychoneurosis” (Reumatismo psicogénico: la expresión músculo esquelética de la psiconeurosis); increíblemente, luego de casi 60 años, las sugerencias realizadas en dicho artículo aún permanecen vigentes como base para el diagnóstico, pronóstico y terapia para millones de personas enfermas de Fibromialgia en el mundo entero.

Aunque aún se desconocen las causas de la fibromialgia, existen varias hipótesis, como cambios en el metabolismo musculoesquelético (posiblemente debido a la disminución del flujo sanguíneo, que podría causar fatiga crónica y debilidad); agentes infecciosos (aunque no se ha identificado ningún virus ni microorganismo específico); traumatismos, exposición prolongada al estrés, desregulación del sistema nervioso, etc. Igualmente, tampoco se ha podido establecer si existe alguna tendencia hereditaria hacia la enfermedad.

La vida profesional de los tiempos actuales tiene muchas exigencias, es altamente competitiva, acarrea frustraciones, impone grandes responsabilidades y requiere multiplicidad de roles dentro de la sociedad. Muchos científicos consideran que este tipo de vida representa un factor influyente en el desencadenamiento de la fibromialgia, que brota o se exacerba ante situaciones de estrés tanto físico como emocional. Esto podría explicar porqué la incidencia de la fibromialgia ha ido en aumento en los últimos tiempos.

Cuando la fibromialgia no era tan conocida como el síndrome de fatiga crónica, ya mucha gente pensaba que el SFC era una enfermedad mental que le sucedía a personas con problemas de depresión o ansiedad, o con debilidad de carácter para hacerle frente a las situaciones difíciles de la vida. Otros pensaban que la enfermedad realmente causaba síntomas físicos, pero que primordialmente se debía a la falta de fortaleza emocional necesaria.

Ahora que la fibromialgia es un poco mas conocida, y que hay tantas personas enfermas, mucha gente tiene la percepción que esta enfermedad es un trastorno psiquiátrico, igual que se tenía anteriormente con el SFC. Por esta razón, muchos enfermos de FM nunca hablan de su enfermedad; sienten que la gente no va a entenderlos, o simplemente van a atribuir el malestar al cansancio producto del trabajo y el estrés, como si el enfermo no tuviera la capacidad para manejar estas circunstancias.

Hace unos 5 o 6 años, nadie sabía que era la fibromialgia y llegué a ser atendida por médicos que ni siquiera sabían de que se trataba. Y cuando describía los síntomas, hasta los médicos parecían no tomarlo en serio y en muchos casos, su conclusión era que yo exageraba los malestares, y me sentía clasificada rápidamente como hipocondriaca.

A fin de cumplir con mi trabajo, trataba de ignorar los malestares, repitiéndome a mi misma “puedo aguantar el dolor” o “ya estoy acostumbrada a sentir dolor”; pero el cansancio producto del trabajo, mas el agotamiento mismo de la fibromialgia, mas el desgaste por tanto dolor, me debilitaban al punto de solo desear descanso; cada vez que tenía un tiempo libre, me quedaba en cama, y me perdí paseos con mi familia y dejé de recibir visitas en mi casa, porque siempre estaba exhausta y solo quería estar acostada.

Pero en realidad, no importa que tan bueno seas en tu trabajo, ni cuanto te mates para demostrarlo, cuando se combinan altos niveles de responsabilidad con altas dosis de estrés, siempre terminas teniendo problemas cognitivos que afectan tu desempeño, tu rendimiento y te hacen la vida sumamente complicada, casi imposible de sobrellevar, terminando por afectar tu autoestima.

Es indudable que la FM conlleva innumerables aspectos psicológicos que se deben tener presentes, ya que influyen en el estado de ánimo, la capacidad de afrontar las situaciones difíciles, las funciones cognitivas, el manejo de las situaciones y relaciones familiares, sociales y laborales. Estos aspectos psicológicos provienen de una experiencia de dolor y cansancio constante y mantenido en el tiempo, que lógicamente afectan la calidad de vida del enfermo.

Aunque aún existen profesionales de la medicina que dudan de la existencia de la fibromialgia, lo cierto es que las personas diagnosticadas con fibromialgia, deben recibir todo el apoyo de su entorno para no desmoralizarse. Algunas veces el diagnóstico se demora y los síntomas se multiplican, generando mucha angustia y desconcierto, que podrían desencadenar crisis de ansiedad, por lo cual se debe empezar cuanto antes, los tratamientos necesarios para las distintas áreas.

Por todo esto es muy importante, que cuando se tengan síntomas de ansiedad o depresión, se busque la consulta con un psiquiatra, a fin de mejorar los trastornos del ánimo, ya que sus efectos negativos en la salud, solo agravan los síntomas físicos y el estado general. Igual de importante para mejorar la calidad de vida del paciente de fibromialgia, es el apoyo emocional que pueda recibir de la familia y amistades cercanas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.