dimarts, 15 de juny de 2010

LUCHAR CONTRA EL DOLOR - ABC DIGITAL

ORIGEN: http://www.abc.com.py/abc/nota/125203-Luchar-contra-el-dolor/

El dolor puede ser causado por un daño que sucede  o puede suceder, una sensación que se describe como dolor, pero que no lo es exactamente. Definición válida, sobre todo, para el dolor crónico.   
   
Por ejemplo, en el cáncer el dolor aparece por la presión de un tumor  sobre los huesos, los nervios o los órganos del cuerpo. Los tratamientos para luchar contra el cáncer también pueden dejar secuelas dolorosas, como los que aparecen luego del tratamiento con la radioterapia, quimioterapia o los dolores que quedan luego de las cirugías contra el cáncer. Otras veces puede no estar relacionado con el cáncer o su tratamiento, como un dolor de cabeza asociado, artritis, dolor por neuropatía diabética, dolor por procesos degenerativos en la columna, etc.   
   
Agudo o crónico   

Son muy frecuentes tanto los dolores agudos como crónicos. Los  agudos duran lo que dura una lesión, como   en una fractura o una cortadura con vidrio, etc. El dolor debería desaparecer luego de los procedimientos, los analgésicos y antiinflamatorios y en el tiempo que se presume se curará la lesión. Si persiste luego de resuelta la afección hablamos de dolor crónico. Para dar un intervalo de tiempo se dice que el dolor crónico es aquel que dura más de 3 meses.   

Sus características
   
Los dolores agudos y crónicos tienen características muy diferentes. El dolor agudo es fácil diagnosticar  y su tratamiento no ofrece dificultades.   

En cambio, el dolor crónico no responde bien a los analgésicos comunes, su mecanismo es complejo, el diagnóstico es dificultoso, el tratamiento difícil. Permanece en el tiempo y le acompañan trastornos de ánimo como depresión, ansiedad y puede agregarse sufrimiento debido a la frustración, impotencia, sensación de discapacidad, merma de recursos económicos,  descreimiento de los allegados, pérdida laboral, pérdida del rol familiar. Por supuesto, hay miedo al dolor, a la internación, a los nuevos tratamientos, rabia por el retardo en el diagnóstico, la escasa comunicación con el profesional tratante, etc. Se genera     “dolor total”.  El  dolor de ser solo un síntoma se convierte en una verdadera enfermedad.
 
Plan de tratamiento

La Dra. Elizeche apuntó que la morfina es una medicación que bien utilizada es excelente para el dolor, tanto para el dolor agudo como crónico, para el dolor por cáncer, y para los dolores que no se relacionan con el cáncer llamados dolores no oncológicos. Se puede administrar por vía oral, subcutánea, intravenosa, peridural y subaracnoidea.   

Es una medicación subutilizada por el temor referente a los efectos colaterales graves como la depresión respiratoria o la adicción, y que suceden con muy baja frecuencia cuando se la utiliza adecuadamente. Tal consideración se le ha dado al empleo de la morfina, que expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) utilizan el consumo de esta en un país como indicador de los avances que se han conseguido en este campo.   
   
La morfina puede producir adicción, pero se reporta con muy baja frecuencia. El paciente que tiene dolor intenso no desarrolla dependencia porque precisa la morfina para calmar el dolor y no busca una sensación de bienestar o de evasión, la precisa para aliviar el dolor. Además el paciente que va a recibir morfina debe ser muy bien estudiado en su estado emocional, para descartar una tendencia adictiva. Las pautas regulares de administración también ayudan a evitar la adicción. Se indica la utilización de morfina en el paciente en casos de dolor intenso. Se utilizan fármacos en una escalera analgésica, de tres escalones, de acuerdo a su potencia analgésica, donde los fármacos menos potentes se colocan en los peldaños inferiores. La morfina se ubica en el tercer escalón.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.