divendres, 28 de gener de 2011

Postura y dolor

ORIGEN: http://fibrodiario.blogspot.com/2011/01/postura-y-dolor.html



Puede definirse a la postura corporal como la relación que cada elemento del cuerpo tiene en relación a los demás, dependiendo si esa relación es la correcta tendremos una postura adecuada o no. La postura cambia en las diferentes etapas de la vida y esto se relaciona con varios factores, pero estos cambios no siempre constituyen un problema.De un modo general, se considera que hay una alteración postural cuando la relación normal que debiera existir entre las diferentes partes del cuerpo se ha modificado.



La columna vertebral, por su compleja organización muestra frecuentemente problemas de postura y estos a su vez se relacionan con diferentes actividades ocupacionales; laborales, deportivas, etc. Esta combinación de alteración postural y actividad en determinado momento pueden generar dolores u otros síntomas, lo cual hace que las personas consulten en busca de una solución.

Con frecuencia los síntomas que afectan a la columna vertebral son de origen mecánico, es decir que aparecen como consecuencia a una alteración en la distribución de las fuerzas que soporta la columna. Las alteraciones posturales, son las responsables de que las fuerzas no se repartan como es debido y por consiguiente terminan siendo responsables de un número importante de dolencias en este sector. Por la gran cantidad de personas que se ven afectadas por este problema, con frecuencia se plantean numerosos consejos para disminuir los dolores de columna, entre los cuales podemos destacar: controlar el peso corporal, realizar ejercicios suaves y lentos para movilizar las distintas partes de la columna en distintas posiciones, ejercicios de fortalecimiento de diferentes grupos musculares, etc. Otro aspecto, se relaciona con consejos ergonómicos, aquellos que permiten adaptar un lugar de trabajo a la persona que lo utiliza, en este sentido podemos mencionar el control de la posición en la cual realizamos nuestras actividades cotidianas, por ejemplo si trabajamos en posición sentada, considerar una buena silla la cual permita regular la altura y la
profundidad del asiento; si trabajamos con una computadora que el monitor esté al frente y a la altura de los ojos; si trabajamos con pesos importante considerar el uso de fajas de contención, etc

Es necesario aclarar que un dolor o cualquier otro síntoma, es la forma que el cuerpo tiene de decirnos que hay algo que no funciona bien, por esta razón debemos respetarlo y si es persistente no dudar en consultar un Profesional especializado para hacer un diagnóstico.

Una buena postura reduce la presión que se produce en los ligamentos y articulaciones, y ayuda a distribuir mejor las grasas de nuestro cuerpo. Ayuda a disminuir el dolor de espalda.

Algunos efectos de una mala postura incluyen:
-Los huesos están desalineados
-Los ligamentos, articulaciones y músculos están presionados
-Compresión de venas y nervios
-Fatiga
-Problemas de espalda (discos)
-Puede ocasionar problemas en algunos órganos

El primer paso para combatir el dolor de espalda y el dolor de cuello es evitarlo. Adoptar posturas adecuadas durante la jornada evita poner en peligro los músculos y la columna vertebral. Con estos consejos se pretende no sólo prevenir que un mal movimiento provoque dolor muscular sino que estemos preparados ante accidentes que pueden afectar a nuestra espalda.

Al estar de pie:
Hay que mantener una posee erguida. Es común inclinarse ligeramente hacia el frente. Se debe intentar mantener la cabeza en alto. Adoptar de modo natural una postura erguida evitará el dolor.
Las actividades laborales y físicas en general que requieran estar de pie deben realizarse de manera que no necesitemos arquear la columna. Si el objeto que manejamos se encontrara a una altura incómoda para acceder a él sin doblar la espalda necesitamos modificar su altura o corregir la nuestra con el uso de un taburete.
En el caso de estar utilizando una fregona o escoba siempre se debe mantener la postura vertical. Es recomendable usar un palo con la longitud suficiente que evite forzar la espalda para alcanzar el suelo.
Si necesitamos abrocharnos los cordones debemos buscar una superficie elevada en donde podamos alcanzar el zapato sin necesidad de arquear la espalda.

Al estar sentado:



Es buena idea acoplar la espalda al respaldo. La postura necesita ser firme manteniendo la espalda recta sin deslizarse por el asiento ni reclinarse hacia el frente.
Sírvete de tus brazos para ayudarte al sentarte o levantarte y aliviar carga a la columna que derivaría en dolor.
Sitúa el asiento a la altura adecuada. Si cuelgan tus piernas es recomendable usar un reposapiés de manera que las rodillas mantengan una línea recta con la cadera.
Los reposabrazos ayudan a evitar la aparición de dolor por la sobrecarga de los brazos en la espalda.
Si necesitas mirar en otra dirección gira la silla hacia ésta y no fuerces el torso.
Cuando conducimos debemos tener especial cuidado al colocar el reposacabezas. Si lo situamos correctamente evitaremos sufrir dolor de cuello por un frenazo.
Al estar tumbado:
Utiliza un colchón medio que permita comodidad a la vez que consigue mantener una línea recta en la columna
La almohada debe ser de un grosor medio. La medida ideal es la que permite mantener la cabeza en la misma posición respecto a la espalda que si estuviéramos de pie.
La mejor postura para dormir es la posición fetal. En un buen colchón mantiene la espalda recta y no la fuerza desde las rodillas al estar estas ligeramente dobladas. La postura boca arriba no es mala, pero fuerza ligeramente la espalda por la tensión de las rodillas.
La manera idónea para levantarse es sentarse de lado y con suavidad. Para ello se debe realizar un giro para poder colocar las piernas fuera de la cama. Apóyate en tus brazos para dar la menor carga posible de trabajo a la zona lumbar.
Al levantar peso:
La fortaleza física de las piernas es excepcional y es en ellas en donde debe recaer el esfuerzo. Al levantar peso debemos mantener la espalda lo más vertical posible y modificar la altura flexionando las piernas o apoyando la rodilla en el suelo si fuera necesario.
Si el peso se encontrara en una posición de difícil acceso que obliga a inclinar la espalda,se puede contrarrestar la tensión levantando una pierna hasta la misma altura de la espalda.
Cuando se traslade el peso se debe procurar mantener la espalda recta.
Lo ideal es repartir el peso del objeto de manera que cada costado del cuerpo soporte un peso igual. Es mala idea dejar recaer todo el peso de un objeto sobre un sólo costado.
Yoga y pilates también ayudan a mejorar la postura.

Fuente: http://dolor.comocombatir.com; http://rpguruguay.com;

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Sisplau, encara que ho accepti preferiria que els comentaris no estiguin fets per usuaris "Anònims". Poseu almenys el nom i lloc de procedència al cos del vostre comentari. Sinó no seran acceptats.