divendres, 30 d’abril de 2010

DESAFÍOS PARA EL FUNCIONAMIENTO COGNITIVO - Incluye estrategias de manejo y compensatorias

ORIGEN: http://silencio-fm.blogspot.com/2010/04/desafios-para-funcionamiento-cognitivo.html

SÍNDROMES DE FIBROMIALGIA & FATIGA CRÓNICA Y DISFUNCIÓN INMUNE
Por Jason Nupp, Psy.D. - Spalding Rehabilitation Hospital.
Explica el porqué de los problemas cognitivos en ambos síndromes - las perspectivas de los enfermos y de los investigadores  - y proporciona unas estrategias para manejarlos y compensarlos.
Archivos adjuntos:
Dr-Jason-Nupp-desafios Cognitivos-2009.pdf: http://www.plataformafibromialgia.org/attachments/392_Dr-Jason-Nupp-desafios%20Cognitivos-2009.pdf

jueves 29 de abril de 2010 La Confederación Nacional de Fibromialgia recorrerá España

ORIGEN: http://diariofibromialgia.blogspot.com/2010/04/la-confederacion-nacional-de.html

La Confederación Nacional de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica, que reúne a 67 asociaciones en toda España y representa a unas 20.000 personas, recorrerá 10 comunidades autónomas para reclamar que la sanidad pública preste atención especializada a estas enfermedades.

Esta iniciativa partirá el 6 de mayo desde Valladolid, pasará por Santander el día 10 y finalizará su trayecto el 12, en Madrid, donde se leerá un manifiesto a favor de los enfermos, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica.

Los actos en Cantabria fueron presentados en rueda de prensa por la presidenta de la Confederación, Mar Arruti, acompañada de la Directora General del Instituto Cantabro de Servicios Sociales, Dª Mª Luisa Real, los doctores Matilde Sierra, presidenta SEMERGEN Cantabria y Álvaro Pérez Martín, miembro del grupo de trabajo: Enfermedades Reumáticas de la SEMFYC y redactor del Documento de Consenso sobre el Síndrome de Fatiga Crónica.

Cantabria preside en estos momentos la Confederación Nacional de Fibromialgia y organiza estos actos, en los que recorrerán las comunidades dos autobuses equipados con información y actividades que invitan a la participación de los visitantes, a quienes se propone realizar actividades de la vida cotidiana del modo en que debería realizarlas una persona afectada por estas patologías.

El 6 estarán en Navarra, el 7 en Galicia y Aragón; el 8 en Asturias y Castilla-La Mancha, el 10 en Andalucía, el 11 en Vitoria y Extremadura, y el 12 en Madrid.

Bajo el título de La Información en Marcha, la campaña busca especialmente mostrar a la sociedad el impacto que provoca en los afectados y sus familias la falta de un diagnóstico precoz, así como la necesidad de equipos médicos multidisciplinares en la sanidad pública, y la importancia de proporcionar información a la sociedad que facilite la inclusión de las personas afectadas.

Los autobuses contarán también con una conexión a Internet a través de la que se sugiere a los visitantes el contacto por correo electrónico con los afectados para manifestarles directamente su apoyo en su reivindicación, así como un libro de firmas, un panel en el que tras realizarse una fotografía, ésta quedará instalada como forma de "dar la cara" por los afectados, proyecciones de video y otras acciones divulgativas.

La fibromialgia, cuya causa es aún desconocida, es una enfermedad que causa dolores musculares y articulares de larga duración, en ocasiones incapacitantes, y fatiga.

Afecta de forma mayoritaria a mujeres y se manifiesta además con diversos síntomas: dificultad para dormir, rigidez, dolores de cabeza, sensación de hormigueo o adormecimiento en las manos y los pies, falta de memoria o dificultad para concentrarse.

El Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) se caracteriza fundamentalmente por fatiga intensa sin causa conocida y de carácter permanente, que limita la capacidad funcional del paciente, pues puede producir diversos grados de discapacidad.

Además de la fatiga, el SFC presenta un amplio espectro sintomático que abarca: artralgias, mialgias, cefaleas, ansiedad, síntomas depresivos, alteraciones de la esfera cognitiva, alteraciones del sueño o intolerancia al ejercicio físico, entre los más frecuentes.

En la actualidad, no existe un tratamiento curativo para estos pacientes que, por lo general, no reciben la asistencia adecuada.

En primer lugar, el diagnóstico se suele retrasar una media de siete años, durante los cuales son derivados a diferentes especialistas. Y en el campo laboral, los pacientes de FM y SFC encuentran muchos impedimentos para acceder a una baja laboral, a pesar de que su dolencia, en muchas ocasiones, les impide realizar las tareas más cotidianas.

Debido al alto grado de absentismo que estas patologías provocan, se presiona a los afectados para que abandonen sus puestos de trabajo, denegándoles el derecho a la recolocación o adecuación del mismo.

El resultado en muchas ocasiones es que el enfermo solicita la incapacidad y cuando se la deniegan, abandona su puesto de trabajo renunciando a los derechos adquiridos durante los años trabajados.

En cuanto a la obtención de discapacidad, el problema fundamental radica en que no hay medios objetivos para cuantificar el grado de discapacidad que presentan las personas afectadas por ambas patologías.

Controle los síntomas de la Fibromialgia con Ejercicio y Dieta

ORIGEN: http://tashano-amelia.blogspot.com/2010/01/controle-los-sintomas-del-fibromialgia.html

Los expertos no saben qué causa la fibromialgia, pero hay varias teorías. Sueño inadecuado es un posible desencadenante. Otro es una lesión o un trauma físico o emocional que afecta al cerebro, la espina dorsal y los nervios. Algunos expertos creen que una infección viral o bacteriana desempeña un papel. Las personas con artritis reumatoide y otras enfermedades autoinmunes más probable es desarrollar fibromialgia.

El ejercicio puede ayudar a reducir el dolor y mantener los músculos se pongan débiles. Si usted padece de fibromialgia, debe comenzar a hacer ejercicio lentamente. Los ejercicios de resistencia puede fortalecer su cuerpo y darle energía. Estos ejercicios incluyen caminar, ejercicios en el agua, y el ciclismo.

El ejercicio aeróbico, como nadar y caminar, mejorar la condición física muscular y reduce el dolor y sensibilidad en los músculos y las articulaciones.

El calor y la terapia de masaje también puede proporcionar un alivio a corto plazo. Los medicamentos antidepresivos pueden ayudar a elevar el estado de ánimo, mejorar la calidad del sueño y relajar los músculos.

La nutrición es muy importante en esta condición, como con cualquier otra enfermedad física grave. Evite los productos de la cafeína, el azúcar, alimentos procesados y alimentos fritos.

La hipoglucemia o hipoglucemia es a menudo un factor en la causa de las personas con fibromialgia a sentirse cansado. Por eso, un programa de una buena nutrición es muy importante. El consumo de comidas frecuentes pequeñas con algunas proteínas es muy importante para mantener los niveles de sangre incluso.

Esa es la pregunta en la mente de muchas personas, porque la condición es muy difícil de entender. Este artículo va a describir el procedimiento que los médicos suelen seguir cuando son el diagnóstico de la fibromialgia.

Debido a que es difícil determinar la causa exacta del síndrome de fibromialgia, no hay pruebas de laboratorio o pruebas médicas que pueden llevar a cabo para diagnosticar la enfermedad. Normalmente alguien pasar por muchas pruebas diferentes tratando de determinar la causa del dolor, y cuando todas las pruebas resultan normales de los médicos empiezan a considerar la fibromialgia.

Hay un proceso general de un médico para saber cómo diagnosticar la fibromialgia, estas directrices ayudará a los profesionales médicos cuando son la determinación de un diagnóstico de fibromialgia.

En primer lugar, el paciente debe tener dolor durante un mínimo de tres meses. Muchos de los pacientes describen este dolor como el dolor, los músculos cansados. Este dolor debe estar presente a través de todo el cuerpo.

Hay puntos específicos de activación de fibromialgia que se consideran en este proceso de diagnóstico, de dieciocho años para ser exactos. Estos puntos están situados en lugares diferentes en el cuerpo, y el paciente debe sentir dolor en un mínimo de al menos once puntos sensibles diferentes fibromialgia. Estos puntos gatillo fibromialgia se agrupan principalmente en el pecho, hombros, cuello, rodillas, caderas y los codos.

Cuando se tocan estos puntos de fibromialgia de licitación, que son mucho más sensibles y que experimentan las cantidades anormales de dolor cuando se aplica presión.

Estas son las principales directrices que se han puesto en marcha para los médicos a seguir, aunque no todos los profesionales están de acuerdo con el diagnóstico porque creen que hay casos más leves de la enfermedad.

La fibromialgia es un diagnóstico común para los pacientes que sufren de dolor en las articulaciones, dolor muscular, fatiga, alteraciones de la inmunidad, trastornos del sueño, trastornos nivel de la microcirculación, y la reducción de la energía. Cuando ocurren estos síntomas al lado de los síntomas autoinmunes, es probable que el paciente sufre de fibromialgia.

La fibromialgia es difícil de diagnosticar ya que la mayoría de los médicos y los médicos siguen siendo educados e ignorantes acerca de esta condición. Este es un pensamiento triste, porque esta condición, aunque puede parecer inofensivo, es realmente progresista y destrucción. Los pacientes con fibromialgia por lo general sufren de la falta del líquido sinovial en el cuerpo. Estos líquidos para proporcionar la lubricación de las articulaciones.

La fibromialgia viene con un montón de síntomas. Los síntomas afectan a una amplia gama de sistemas del cuerpo. De las vías respiratorias, como la congestión sinusal nocturna, goteo nasal, goteo nasal del tubo digestivo, dificultad para tragar, tos seca, dolor de garganta, esofagitis por reflujo, hidratos de carbono / antojo de chocolate, como la apendicitis, dolores y los dolores de muelas sin explicación.

Algunos síntomas como, alergias inexplicables, babeo en el sueño, glándulas inflamadas, mareos al girar la cabeza o cambiar el campo de visión, rigidez de cuello, el moho o la infección por levaduras, dolores de cabeza, la luz / patrón de sueño roto, la rigidez matinal, sudoración, fatiga, dolor o debilidad agarre, los problemas de las manos sosteniendo, las dificultades de escritura, dificultad para respirar, dificultad para la conducción nocturna, deterioro de la memoria a corto plazo, la sensibilidad a los olores, problemas de concentración, la llaga en la parte superior de la cabeza, problemas de equilibrio, dificultad para hablar palabras conocidas, pérdida de la capacidad para distinguir algunos matices de colores afectan en gran medida las actividades cotidianas y pueden ser una causa de incomodidad extrema.

Algunos de los síntomas y no anormales incluyen la sensación de movimiento continuo en un coche después de parar, se inclina el sentimiento de un coche en las curvas, al tomar los primeros pasos en la mañana se siente como si uno estuviera caminando en las uñas, la presión se siente en los anteojos y vinchas es doloroso , y conseguir con cicatrices o moretones con facilidad.

Otros síntomas que afecta a otros sistemas del cuerpo incluyen problemas de percepción visual, la duplicación / borrosa / cambiar la visión, los efectos visuales y de audio, hinchazón, náuseas, calambres abdominales, sensibilidad a la presión y los resfriados y luces, aumento de peso, pérdida de peso, prolapso de la válvula mitral, dolor de oídos , latidos irregulares, latidos cardiacos rápidos, desorientación direccional, caída del párpado, lagrimeo o enrojecimiento de los ojos.

Esta enfermedad también atraviesan incluso el aspecto psicológico del cuerpo, lo que a la depresión extrema, ataques de pánico, tendencia a llorar con facilidad, los estados confusos, problemas al subir las escaleras, los problemas de bajar por la escalera, ansiedad flotante, irritabilidad inexplicable, mareo causado por ver las rayas y los controles, rechinar de dientes, incapacidad para reconocer su entorno familiar, reacciones tardías y tal.

A menudo, los síntomas varían según el sexo. Las mujeres a menudo experimentan problemas menstruales, dolor pélvico, síndrome premenstrual, la pérdida de la libido, las crestas de uñas, cambios de humor, los pezones hipersensibles, dolor de pecho, y los pechos fibroquísticos como síntomas. Los hombres, por otra parte, tienden a sufrir de retención de orina, dolor en la ingle, impotencia, incontinencia urinaria de esfuerzo, anal / genital o dolor perineal, dolor durante el coito, y las secreciones espesas.

Los síntomas más comunes para ambos sexos, incluyen dolor de espalda baja, la piel manchada, dolor de pulgar y entumecimiento, cosquilleo, tobillos débiles, superior / inferior de la pierna calambres, tendón de Aquiles, colon irritable, ciática, frecuencia urinaria, espasmos musculares, inflamación difusa, pandeo de la rodilla, espinilla férula de dolor de tipo, sobrecarga sensorial, mirando al vacío, dolor en el talón, isquiotibiales, túnel carpiano, como dolor en las muñecas, síndrome de piernas inquietas, mioclonías, y el crecimiento excesivo del tejido, los fibromas pelos, pelos encarnados, las cutículas pesados y división, y las adherencias .

Si usted está experimentando una serie de estos síntomas, tomar una cita con su médico antes de que sea demasiado tarde.

Si tuviera que escoger sólo un mejor tratamiento de la fibromialgia, escogería el estiramiento. El estiramiento es una de las cosas que hice desde el principio y todavía lo hago ahora (ahora que me he curado la fibromialgia). De hecho, es la única cosa que nunca me sentí una pérdida de interés o una sensación de “esto me ha llevado tan lejos como puede ir” como hice con tantas otras cosas que he intentado.

El problema con el estiramiento como tratamiento para la fibromialgia es muchas veces, cuando alguien intenta primero tramo se encuentran con la sensación de que están “estirando una pared de ladrillos» – no significa nada se mueve, no hay sensación, o se siente dolor o dificultad al . Así, abandonan el estiramiento pensando que no funciona o no es lo que su cuerpo necesita.

Este sentimiento de “estirar una pared de ladrillos” en realidad significa que los tejidos que se están centrando en realmente necesitan ser estirados pero probablemente son llenos de productos químicos de estrés y tal vez el tejido de la cicatriz y que tomará un tiempo para soltar y dejar ir y claro. Esto no significa que se extienden de manera más agresiva.

Cuando se estira para curar la fibromialgia, siempre tramo con una intensidad muy baja. Me gusta decir que si el 10 es el tramo más intenso y 0 es ningún esfuerzo, la primera vez que un tramo de tejido, debe ser de no más de un 2, y más tarde los tiempos nunca ir más allá de 3 o 4 hasta que se curan de la fibromialgia – entonces usted puede hacer lo que su cuerpo le dice está bien.

Una lista de control de los síntomas de fibromialgia puede ser una cosa difícil de precisar, porque los síntomas varían entre diferentes personas. Este artículo se basa en la lista de control de los síntomas de fibromialgia que fue elaborado por el Colegio Americano de Reumatología.

El Colegio Americano de Reumatología poner estos criterios en conjunto para ayudar a estandarizar el diagnóstico de la fibromialgia. Esta condición ha sido algo controvertido entre los médicos, porque no han sido capaces de ponerse de acuerdo sobre los síntomas o la causa exacta de la fibromialgia.

El síntoma de dolor de la fibromialgia por primera vez en la lista de verificación está muy extendida por lo menos 3 meses. Este dolor puede ser de moderada a grave, y debe producirse en los cuatro cuadrantes del cuerpo – tanto de izquierda como el lado derecho, y por encima y por debajo de la cintura.

Los criterios de la siguiente lista de verificación es el dolor y sensibilidad en por lo menos 11 de los 18 sitios específicos de la fibromialgia punto de licitación. Estos sitios están localizados en áreas específicas en todo el cuerpo, incluyendo: el cuello, hombros, codos, caderas y rodillas. Hay mapas detallados que se han reunido con la ubicación de estos puntos de fibromialgia de licitación.

Si usted sospecha que puede estar experimentando esta condición, es importante que usted consulte con su médico para encontrar una solución para tratar sus síntomas. Hay muchas opciones que pueden ser considerados para ayudar a aliviar de que el dolor que se siente.

Algunas personas deciden intentar un tratamiento domiciliario que se centra en la dieta y los cambios de estilo de vida, y otras personas que prefieren seguir con la medicina convencional para tratar los síntomas. Su médico le puede aconsejar sobre el mejor plan de tratamiento para sus necesidades, basado en su estilo de vida y de la severidad de los síntomas individuales.

Si usted tiene un dolor en la parte baja de la espalda, el cuello, la parte de atrás de la cabeza y los hombros, puede tener una enfermedad llamada fibromialgia. La fibromialgia es un trastorno que afecta a estos como se mencionó antes. No se conoce la causa principal de la fibromialgia, aunque la inflamación y mala circulación son las principales causas del dolor muscular atroz que sufren las personas con la afección. Muchos consideran que los remedios herbarios para ser un camino viable para tratar los síntomas de fibromialgia. Las hierbas como el diente de león, cayena, equinácea y el astrágalo puede ayudar a enfermos de fibromialgia.

Para hacer su remedios herbales para el fibromyalagia usted debe preparar hierbas incluyen raíz de bardana, diente de león, Astragalus, aceite de Wintergreen, Equinacea, trébol rojo, Cayenne. Estas hierbas son muy útiles para los enfermos de fibromialgia.

Una mezcla de té de diente de león es bueno para los enfermos de fibromialgia. Usted debe preparar un té de diente de león, raíz de bardana y trébol rojo. Se mejorará la inmunidad de su cuerpo y limpiar la sangre. Para obtener los mejores resultados, tomar entre 4 y 6 tazas al día. Alternativamente, también puede tomar 1 cda. de jugo de diente de león dos veces al día. Por otra parte, usted debe aplicar una mezcla de 1 parte de cayena y 3 partes de aceite de Wintergreen tópica. Cayenne contiene capsaicina, una sustancia que inhibe el dolor que causan los neurotransmisores. Recoger algunos equinácea y el astrágalo para ayudar al sistema inmunológico. Eliminar los parásitos en el cuerpo con hojas de nogal negro o frutos secos. Favor de jengibre sobre la aspirina para el dolor. El jengibre se vende en 1.000 a 2.000 mg cápsulas en las tiendas naturistas de todo el país, así como en Internet. También puede tomar jengibre en forma de té, tomando 1 cdta. de raíz de jengibre molido y reposo en 8 onzas de agua hirviendo durante 10 minutos.

Uso de caléndula para ayudar a revertir los efectos de la fibromialgia. Muchos practicantes de medicina alternativa recomiendan que los enfermos de fibromialgia tomar caléndula en altas dosis sobre una base diaria. Para garantizar la calidad, comprar sus hierbas de su tienda de alimentos saludables o de un productor de confianza orgánicos. Hierbas comprado en la tienda puede ser un poco menos caras que las compró a un productor, debido a la calidad de las hierbas especialmente la cosecha. Usted no debe reemplazar la atención de un médico con remedios a base de hierbas, especialmente cuando usted está experimentando potencialmente mortal síntomas. Cada vez que experimente síntomas graves, consulte a su médico inmediatamente. Si usted tiene dificultad para respirar, problemas de corazón o dolor intenso, debe dejar las hierbas y el contrato a su médico tan pronto como sea posible. Si empieza a vomitar sangre que significa que su vida está en peligro, usted debe ir al hospital más cercano inmediatamente.

Las causas de dolor del nervio son numerosas pero las principales son:

-Dañados y / o nervios comprimidos, debido a un evento traumático, como una caída,
-Daño a los nervios después de la cirugía,
-Ciática,
-La fascitis plantar o dolor en el pie, en general,
-La fibromialgia, dolor en los músculos, ligamentos y tendones, los
-Daño a los nervios causado por el abuso de drogas,
-Neuralgia post-herpética (NPH), la aparición de dolor de la erupción,
-La diabetes, la neuropatía y dolor neuropático.

Para obtener el alivio del dolor, usted tiene varias opciones, pero ninguno de ellos trabajan todo el tiempo, y la mayoría no están exentos de riesgos a su cuerpo de una manera u otra. El cuerpo tiene la capacidad única de adaptarse a la mayoría de los medicamentos, en el que, en determinado momento del uso continuado, sino que requiere más y más de la misma medicina de alivio del dolor para alcanzar el mismo nivel de alivio del dolor.

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales informes que sobre el mostrador los AINEs, tales como la aspirina, el ibuprofeno y el temporal como pueden aliviar su dolor, pero su uso no está exento de riesgo para otras áreas de su cuerpo.
Cualquier producto con capsaicina como un ingrediente puede ofrecer un alivio temporal del dolor.
Algunos antidepresivos como la amitriptilina, imipramina, nortriptilina, o muchas veces son eficaces.
Los ensayos clínicos indican que mexiletina es eficaz en el tratamiento del dolor.
La codeína se puede usar por un tiempo corto para aliviar el dolor, pero puede ser muy adictivo.
Los medicamentos homeopáticos y sus aplicaciones puede ser muy eficaz.
Las medicinas alternativas como Menastil, EZ y alivio del dolor Heartland son de aplicación tópica.
Otros tratamientos para el dolor …
Acupuntura
Dispositivos de estimulación eléctrica (TENS)
Hipnosis
Biofeedback
Nota Especial: La Asociación Médica de Estados Unidos no acepta la homeopatía, pero no rechaza tampoco. “La AMA insta a los médicos a tomar conciencia de las terapias alternativas y utilizarlos cuando sea oportuno”, dice el portavoz de AMA Jim Fox. “Incluso los profesionales que advierten que la práctica de la homeopatía en la medicina nada – ya sea convencional o alternativa – es absoluta”, dice el Sr. Fox.

La clave para lidiar con su dolor es entender la causa del dolor. Todo el dolor, la agitación se debe a daños en los nervios, sin excepciones. El nivel de agitación nerviosa y el dolor resultante está directamente relacionada con la inflamación presente en el área del dolor, lo que reduce el nivel de flujo de sangre y oxígeno en el
área infectada.

Los medicamentos más eficaces de alivio del dolor, causa las terminaciones nerviosas para relajarse y dejar que la sangre y el oxígeno vuelva a fluir por el área infectada con eficacia de corte de las señales a la médula espinal y por lo tanto el cerebro que produce el alivio del dolor. Aún teniendo el problema, simplemente no lo siento tanto.

No es un narcótico, no adictivo, todos los medicamentos para aliviar el dolor natural están disponibles en el Centro de Alivio del Dolor. Echa un vistazo a su sitio web para determinar si uno de sus productos puede ayudarle con su condición dolorosa.

La fibromialgia es una enfermedad misteriosa que está provocando más y más personas, como un número creciente de pacientes son diagnosticados con este trastorno. ¿Qué es la fibromialgia, y cuáles son algunas de las terapias alterativas y tratamientos para esta enfermedad a menudo debilitante veces?

La fibromialgia se define como un trastorno musculoesquelético crónico con síntomas de muscular generalizado y persistente de los tejidos blandos y el dolor, fatiga y sensibilidad en varios puntos clave del cuerpo como el cuello, los hombros y las caderas. La fatiga es a menudo presentes en los casos más graves de la fibromialgia, y el grado de dolor también depende de la severidad de la enfermedad en el individuo.

La fibromialgia puede ser causado por el estrés, lesiones musculares o overusage de los músculos. Las terapias alternativas para la fibromialgia se perfeccionan, mientras hablamos, y hay algunas terapias y tratamientos prometedores en el desarrollo, ahora que realmente pueden ayudar a mejorar la vida de las personas.

Hay muchas terapias tradicionales y alternativas receta para tratar la fibromialgia. Van desde el tratamiento tradicional con (AINE es un poderoso asesino que inhibe el dolor de la prescripción de dolor de activación de la liberación de productos químicos en el cuerpo y reduce la hinchazón de los tratamientos que a menudo contribuye al dolor) y otros medicamentos anti inflamatorios, para la terapia del imán, física y terapia de masaje, y de hierbas .

Uno de los cambios de estilo de vida mejor para los pacientes con fibromialgia es un movimiento moderado. Es imprescindible para alimentar a los músculos del oxígeno por el cuerpo de mantenimiento de la sangre que fluye y circula constantemente. Esto ayudará a reducir la hinchazón, por lo tanto, reducir el dolor, así como proporcionar los nutrientes necesarios (oxígeno y circulación de la sangre) a los músculos que necesita para funcionar correctamente, y para curarse.

Asegúrese de incluir cantidades adecuadas de minerales como el zinc, el magnesio y el calcio en su dieta. Estos minerales son indirectamente responsables de la salud y la absorción de oxígeno de los músculos principales. Las cantidades adecuadas de estos minerales, como el ejercicio, ayudará a garantizar la entrega adecuada de oxígeno a los músculos. No sólo eso, esto ayuda a compensar cualquier tipo de fatiga causada por la enfermedad.

También asegúrese de obtener un montón de antioxidantes en su dieta. Los antioxidantes ayudan a destruir los radicales libres, que son a menudo responsables de la destrucción y el envejecimiento de los tejidos, incluyendo el tejido muscular. Los antioxidantes se encuentran en abundancia en las verduras de hoja verde y frutas de colores brillantes y verduras como pimientos y naranjas.

Además de estas pautas de estilo de vida, también puede probar un buen remedio herbal para controlar el dolor con el fin de gestionar la fibromialgia brotes, o como complemento a su dieta para reducir el dolor todos los días. Formulado con la combinación adecuada de compuestos botánicos y herbarios, el derecho a base de hierbas reductor de dolor de la fibromialgia se reducirá el dolor de forma natural, sin reacciones adversas, en ocasiones adictiva, y la salud de efectos secundarios potencialmente mortales comunes prescritos contra-inflamatorios para la fibromialgia. Como terapia complementaria, que puede llegar a ser un beneficio enorme en la vida de los pacientes fibormyalgia’s.
Hay una serie de tratamientos para la fibromialgia la persona que sufre de esta enfermedad crónica. Aunque no hay cura para esta condición médica, hay una serie de tratamientos que puede ser administrada por un profesional médico, y algunos que se pueden realizar en casa para que algunos de los afectados para lograr el alivio de los síntomas que se experimentan con fibromialgia. Aquí, usted aprenderá sobre algunos de los tratamientos que están disponibles para esta condición médica.

¿Qué es la fibromialgia? Esta es una condición en la que un individuo experimenta dolor generalizado en los tejidos, las articulaciones y los músculos del cuerpo. La condición es una debilitante, que puede interferir con la capacidad de una persona para funcionar de un día para que aquellos que no tienen la condición. Hay puntos sensibles de fibromialgia que a menudo resultan en la mayoría del dolor. A continuación se enumeran algunos de los tratamientos para la fibromialgia que sufre, que desea realizar el alivio de los síntomas de esta condición incómoda.

Fibromialgia Tratamientos

1. Terapia de comportamiento cognitivo es un tratamiento de la fibromialgia popular. Esta terapia le enseña cómo abordar el estrés y manejo del dolor.

2. Hay una serie de terapias de relajación tipo que están disponibles para las personas con fibromialgia. Estos incluyen la meditación, tai chi, yoga, y otros tipos similares de comportamiento.

3. Cursos de gestión del dolor son una forma eficaz de terapia que enseña a los pacientes de fibromialgia cómo tratar efectivamente con su dolor en el día a día a través de la relajación, manejo del estrés, ejercicio, dieta y otros métodos similares.

4. Hay una serie de medicamentos con receta disponibles en la actualidad que pueden ayudar con el dolor en general que las experiencias de la fibromialgia que sufre. Naturalmente, hay pastillas para el dolor como Darvocet que puede ser beneficioso. Luego, están los antidepresivos que pueden regular los niveles de serotonina en el cuerpo. Luego, están los relajantes musculares, como Robaxin Flexeril y que pueden ayudar en el dolor. Lyrica es un medicamento que está aprobado para el tratamiento de la fibromialgia.

5. Existen muchos tratamientos para el cuidado el hogar que pueden ser utilizados para aliviar los síntomas de la fibromialgia. Estos tratamientos incluyen la reducción de los niveles de estrés, descansar lo suficiente, consumir una dieta saludable, hacer ejercicio de manera regular, y mantener un estilo de vida saludable en general.

Conclusión

Hay muchos síntomas de la fibromialgia que puede ser relevado con éxito por varios tipos de tratamientos. Si usted tiene esta condición médica, es importante asegurarse de que usted hable con su médico acerca de los tratamientos que la fibromialgia puede ser eficaz para usted.

¿Sabía usted que una cuarta parte de los que sufren de Lupus Eritematoso Sistemático (LES) también tienen la fibromialgia? Sí, has leído bien. La fibromialgia, que se prevé que se originan en la actividad del lupus, se acuñó como lupus fibromialgia. ¿Cómo saber si usted es un paciente con fibromialgia con una actividad de Lupus en el cuerpo?

Es importante que usted sepa si su fibromialgia o FM instigada desde desde SLE Lupus pueden destruir otros órganos de su cuerpo como los pulmones y los riñones.

Éstos son algunos de los signos y síntomas del lupus fibromialgia (FM o LES):

• Dolor muscular Extreme – estos dolores son no sólo por el estrés y la fatiga. A veces, un toque suave de un amigo puede ser transmitida a su sistema nervioso como un sentimiento insoportable, sobre todo si es tu puntos sensibles que se tocan. Los puntos sensibles son las nalgas, la espalda baja, las caderas y el cuello.
• Prueba de ANA – ANA está presente en las personas con Lupus. Al extraer la sangre de su cuerpo, un simple análisis de sangre puede descifrar si está enfermo de lupus. Por supuesto, una solicitud de examen de la sangre, debe provenir de un profesional de la salud como su médico.
• Trastornos del sueño – Si usted está teniendo dificultades para conseguir un profundo sueño por la noche, entonces esto no puede ser el insomnio, pero una parte de la fibromialgia.
• Fatiga – Si tiene la sensación extraña, como su energía se utiliza ya en el momento en que despiertas en la mañana, esto no puede ser el estrés común.

Si se confirma que padece de fibromialgia que vino de SLE, entonces aquí hay algunos consejos que debes hacer para ayudar en la curación de su enfermedad.

1. Consulte a un médico que está muy familiarizado con su condición. A veces, el lupus y la fibromialgia tienen los mismos signos. Además, una cura para la enfermedad puede empeorar uno de Fibromialgia y viceversa. El médico que usted debe confiar en que ser un experto en este tipo específico de la fibromialgia. Pregunte por las recomendaciones de quienes tenían la fibromialgia en el médico que cura a la confianza.

2. Vigilar muy de cerca para los síntomas. Puesto que estas dos enfermedades tienen una estrecha relación con sus indicaciones, usted debe buscar una distinción entre estas consecuencias. En el LES FM, la víctima se ve muy enfermo (cuerpo delgado, piel amarillenta) y sufre mucho de dolor muscular, mientras que los pacientes con FM solo se ve saludable en el exterior sino que es realmente enfermo en el interior.

3. No tome medicamentos sin receta médica. No sólo porque un medicamento que trabajaba para un compañero de fatigas Lupus fibromialgia, también funcionará para usted. Su caso puede ser similar a, o es su caso, pero todavía hay diferencias. Si usted piensa que el mismo medicamento puede trabajar para usted, consulte a su médico primero. Recuerde, en la curación de una enfermedad, es siempre una actividad conjunta de la paciente y el médico.

4. Seguir estrictamente la dieta recomendada. Si usted no desea que el dolor es peor, a continuación, se adhieren a la lista de alimentos que debe consumir y mantenerse alejados de comer los alimentos que pueden empeorar su situación.

La fibromialgia es una de las dos condiciones conocidas colectivamente como el síndrome de dolor musculoesquelético. La constelación de síntomas expresados por los pacientes con fibromialgia se refiere a menudo como el síndrome de fibromialgia. Síntomas de la fibromialgia se encuentran en aproximadamente un dos por ciento de la población, que afecta a las mujeres mucho más que los hombres, con los informes de las razones son tan altos como diez a uno, a las mujeres a los hombres. La fibromialgia, aunque difícil de diagnosticar, se encuentra generalmente en los individuos como en la niñez, pero principalmente en pacientes mayores de veinte años de edad a los cincuenta. Significativamente, las mujeres embarazadas se ven afectados por este trastorno en mayor número que el resto de las mujeres en la población. Los síntomas más notables de esta generalizada, a menudo debilitante son: profundo y punzante dolor de espalda baja, crónicas, no dolor específico, los puntos gatillo dolorosos, las zonas sensibles al tacto, y la rigidez, a veces conocida como la rigidez matinal.

Además, la fibromialgia es conocido por producir insomnio y la disfunción del sueño, fatiga extrema, e incluso la ansiedad y la depresión. En el artículo anterior, “Entendiendo el síndrome de dolor musculoesquelético: La fibromialgia y el dolor de espalda Parte I,” hemos discutido en detalle los diversos síntomas asociados con el síndrome de fibromialgia. En este artículo, que se ocuparán específicamente de dolor asociado a fibromialgia, sus consecuencias y las estrategias de tratamiento posible.

Dolor de la fibromialgia es generalizado y frecuente en más de noventa y siete por ciento de todos los pacientes con el trastorno. La fibromialgia el dolor de espalda, a diferencia de otras expresiones de dolor de cuello, dolor de espalda y / o de la ciática es bastante generalizado y difícil, si no imposible, establecer claramente. El dolor puede sentirse en los tendones, los músculos, e incluso de los ligamentos que rodean las articulaciones. Se ha descrito que oscilará entre leve y moderada a aguda y punzante. Otros adjetivos utilizados para describir el dolor son profundas, agudo, sordo, dolor, tierna, pulsátil, dolor, molestia, royendo, ardor, y muchos otros. Para muchos enfermos de fibromialgia, el dolor es transitorio, que va y viene y puede expresarse en una variedad de ubicaciones en o sobre el cuerpo.

Además de la profunda y punzante dolor muscular y dolores, las personas que padecen de fibromialgia pueden tener lo que se conoce como “dolor al tacto suave” o alodinia. Este tipo de dolor se expresa en puntos gatillo o varios lugares específicos sensibles al tacto. Los puntos gatillo fibromialgia se encuentran generalmente en o cerca de las articulaciones. Curiosamente, es el área alrededor de las articulaciones que es el más sensible. En estas zonas, puede ser a nivel de la piel y generalmente no se asocia con el más profundo, dolor pulsátil. Una vez más, el dolor asociado con estos puntos gatillo también puede ser descrito como punzante o de agujas y el dolor agudo, en lugar de profundo y punzante en el cuerpo. Debe entenderse que, mientras se localiza el dolor, y, en general provocados por un “toque suave” o alodinia, todavía es muy doloroso para el paciente con fibromialgia.

Desgraciadamente, nadie sabe la etiología o causa de la fibromialgia. La fibromialgia es debilitante y con frecuencia incapacitante, y los pacientes a menudo presentan niveles tan significativos de dolor que es casi imposible para que funcionen sin alojamiento. El dolor se encuentra en los músculos, tendones, ligamentos, articulaciones, y, lo que ha sido remitido al dolor como, esquelético profundo. El dolor asociado con el síndrome de fibromialgia varía a menudo en el nivel y la ubicación de día en día. Si bien se desconoce la causa de la fibromialgia, algunas posibles explicaciones incluyen algún tipo de trauma físico o relacionados con el estrés o el evento, psicológica o emocionalmente perturbador o evento estresante, y / o una enfermedad catastrófica o un trastorno inmunitario relacionado.

Mientras que los investigadores todavía están buscando la última explicación, muchos creen que la fibromialgia es el resultado de una cantidad anormal o desequilibrio de ciertas sustancias químicas en el cerebro, especialmente la sustancia P, noradrenalina, dopamina y, quizá más significativamente, la serotonina. En consecuencia, los niveles de dolor por lo general en jaque por el individuo “normal” están fuera de servicio o fuera de proporción para el que sufre fibromialgia. Se ha sugerido que los pacientes con fibromialgia tienen su dolor “control de volumen” de inserción alta. Por último, y como se indicó anteriormente, dolor de la fibromialgia se caracteriza por ser uno de los dos tipos de dolor, dolor que afectan a los tejidos blandos y en particular de los músculos, tendones y ligamentos de las articulaciones, y la existencia de puntos gatillo a nivel de piel, particularmente alrededor de las articulaciones .

Como se sugiere en el artículo anterior sobre este tema, y se ha señalado anteriormente, el tratamiento debe ser holístico en la naturaleza, al aportar las diferentes disciplinas y subdisciplinas de la medicina para el tratamiento de este síndrome controvertido y poco entendido. Una combinación de medicamentos, en particular, los AINE y antidepresivos, junto con la terapia de comportamiento para lidiar con el estrés y la ansiedad relacionados con las condiciones, así como la depresión, la medicina alternativa, y una minuciosa y completa, individualizada y programa de ejercicio supervisado médicamente deben formar parte de la estrategia de tratamiento. El dolor de cuello, dolor de espalda y ciática, así como los niveles de dolor expresados en otras áreas del cuerpo, puede seguir siendo problemática hasta que una causa específica para el síndrome puede ser detectado y tratado. El pronóstico puede ser bueno, dependiendo de una serie de factores, incluyendo pero no limitado a la motivación del individuo que sufre el síndrome de la fibromialgia y la adhesión a la estrategia de tratamiento prescrito. Cualquier programa debe incluir un programa completo de ejercicios para ayudar a superar el dolor de cuello, dolor de espalda y la ciática, y un programa de educación, tanto yo y el grupo de administración.

La fibromialgia es un síndrome complejo que implica dolor generalizado en todo el cuerpo. Además, los pacientes que padecen fibromialgia también pueden experimentar fatiga crónica, rigidez matutina, trastornos del sueño, estreñimiento, diarrea, sensibilidad a la luz, infecciones del tracto urinario y el corazón acelerado. La condición afecta a 6 millones de estadounidenses cada año, 4 millones de los cuales son mujeres. Sin embargo, los síntomas son idénticos para hombres y mujeres por igual. 90% de los afectados están entre las edades de 40 y 60.

La fibromialgia se caracteriza sobre todo por los puntos dolorosos que se producen en múltiples lugares en todo el cuerpo. El dolor y la ternura son los medios clásicos de diagnóstico. Sin embargo, un examen exhaustivo (que incluye la comprobación de las articulaciones, los músculos, la amplitud de movimiento, la postura, y el sistema nervioso) es importante para un diagnóstico preciso.

Mas de un millón de españoles padecen Fibromialgia

ORIGEN: http://tashano-amelia.blogspot.com/2010/04/mas-de-un-millon-de-espanoles-padecen.html

Uno de los principales objetivos de la nueva Cátedra Externa del Dolor, constituida por la Universidad de Cádiz (UCA) y la Fundación Grünenthal, es la creación de aulas didácticas dirigidas a pacientes para que conozcan y afronten el dolor.

Con esta finalidad, la Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia de Cádiz acogió ayer la 1ª Aula de Pacientes de la Cátedra Externa del Dolor, un seminario en el que participaron más de 200 pacientes y que abordó, como primer tema, el Síndrome de Fibromialgia, una de las enfermedades crónicas menos conocidas y que produce una gran intensidad de dolor. Según datos del último estudio EPISER, el 2,4% de la población española padece esta enfermedad, que es más frecuente entre mujeres y tiene mayor prevalencia entre los 40 y 49 años de edad.

Sin embargo, tal y como se manifestó en el Aula, esta enfermedad no se debe catalogar exclusivamente en el colectivo femenino, ya que los hombres también la padecen. “Hay más resistencia a diagnosticar fibromialgia en los varones y se tiende a atribuir los síntomas a otros procesos; esto hace que se tarde más en diagnosticarla en ellos. Además, las mujeres suelen ir más al médico, lo que podría explicar en parte que en ellas el diagnostico sea mas frecuente”, indica la doctora Inmaculada Failde, del Área de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Cádiz.

La gran mayoría de las personas que padecen fibromialgia, sufren dolor crónico en sus músculos y articulaciones, lo que hace que repercuta en su estado general de salud. Sus funciones físicas y psicológicas están alteradas y afectan gravemente a su calidad de vida, ya que tienen problemas de sueño, fatiga, baja autoestima y poca actividad física.

Esto hace que el paciente no pueda establecer una vida normal ni en su ámbito laboral, ni en sus relaciones personales. “Muchos pacientes tienen que darse de baja e incluso algunos no pueden soportar los abrazos de sus propios hijos porque los músculos les duelen, lo que merma aún más su calidad de vida”, explica el doctor Luis Miguel Torres, subdirector de la Cátedra Externa del Dolor de Cádiz y jefe de la unidad de Dolor del Hospital Universitario Puerta del Mar.

Una enfermedad difícil de diagnosticar
La fibromialgia tiene, al mismo tiempo, un diagnóstico difícil “porque requiere un examen clínico para el que no existe ninguna prueba de laboratorio que demuestre esta enfermedad”, expone el doctor Antonio Pernia, del Servicio de Anestesia Reanimación y Tratamiento del Dolor del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz. Sin embargo, se ha definido categóricamente a través de unas pautas clínicas: un dolor generalizado, que afecta a varias partes del cuerpo; debe prolongarse de manera continua, por lo menos durante 3 meses para que sea considerado un dolor crónico; y debe presentarse en determinados puntos sensibles del cuerpo.

“Cuando se cumplen estos criterios clínicos, se puede apuntar que el paciente presenta un síndrome de fibromialgia. Estos son los únicos criterios clínicos en los que el profesional sanitario se puede basar. No obstante, también descartamos cualquier enfermedad que pueda parecerse a la fibromialgia, como enfermedades metabólicas, neurológicas o reumatológicas, entre otras que sí que tienen una prueba diagnóstica que lo descartan”, señala el doctor Pernia.

En la actualidad esta enfermedad no tiene un tratamiento específico, ya que se desconocen sus causas, aunque parece tener relación con “un fallo en la modulación del dolor por parte del sistema nervioso central del paciente” como indica el doctor Torres. Por eso es importante hacer comprender al paciente que, hasta el momento, “no se puede curar, pero que sí que existen tratamientos para mejorar los síntomas que padecen”, explica el doctor Pernia. Estos tratamientos se sustentan en terapias no farmacológicas y farmacológicas.

Los tratamientos no farmacológicos se apoyan principalmente en un tratamiento educativo, cuyo pilar es hacer comprender al paciente en qué consiste su enfermedad y cómo suele evolucionar. Es también muy importante, para mejorar su situación, mantener una dieta equilibrada, realizar ejercicio con el fin de evitar la rigidez muscular, así como controlar el estrés y mejorar su estado de ánimo a través de apoyo psicológico. También, como confirma la profesora Failde, “el apoyo familiar es especialmente importante en el cuidado y la atención de estos pacientes”.

Respecto a los farmacológicos, el tratamiento actual se basa en 4 tipos de fármacos: analgésicos, relajantes musculares, anticonvulsivantantes y antidepresivos, estos últimos destacados por su efecto analgésico. Se suelen combinar estas opciones en pequeñas dosis para tolerar los posibles efectos secundarios que puedan provocar estos medicamentos.

Como se concluyó en la jornada, hay que ser optimistas porque se está investigando permanentemente sobre las causas de este síndrome, por lo que se espera mejorar su abordaje.

La Cátedra Externa del Dolor
La Universidad de Cádiz y la Fundación Grünenthal crearon el pasado mes de febrero la Cátedra Externa del Dolor en la UCA, la segunda con estas características en nuestro país. Se trata de una iniciativa conjunta de ambas instituciones que promoverá la investigación avanzada en el diagnóstico y tratamiento del dolor, la formación dirigida a profesionales sanitarios, la educación sanitaria a pacientes, así como la promoción y divulgación científica. La Cátedra Externa del Dolor está dirigida por el profesor Juan Antonio Mico, catedrático de Farmacología de la Universidad de Cádiz, y el doctor Luis Miguel Torres, jefe del Servicio de Anestesia Reanimación y Tratamiento del Dolor del Hospital Puerta del Mar de Cádiz.

El Aula de Pacientes es una de sus actividades, cuyo objetivo es hace entender al paciente los motivos de su dolor y cuáles son los tratamientos de los que se disponen. Cada mes, la Universidad de Cádiz acogerá esta Aula, que se centrará en una temática ofrecida por un especialista, al mismo tiempo que se abrirá un turno de debate para que los asistentes puedan resolver sus dudas.

Fibromialgia : Embarazo y lactancia

ORIGEN: http://tashano-amelia.blogspot.com/2010/04/fibromialgia-embarazo-y-lactancia.html


La mayor parte de las mujeres descubren que sus embarazos son una experiencia que pueden disfrutar plenamente; pero el embarazo también puede tener sus momentos difíciles. Ya sea por el hecho de padecer náuseas matinales, insomnio, o simplemente sentirse sumamente fatigada; el hecho de estar esperando un bebé puede llegar a agotarla o a sacarla de quicio. Cuando está embarazada y además debe luchar contra ciertas enfermedades, las cosas pueden llegar a complicarse aún más. Las mujeres que padecen fibromialgia - un trastorno caracterizado por dolor crónico- frecuentemente se preocupan al pensar si serán capaces de lidiar con las exigencias propias del embarazo.

El síndrome de fibromialgia parece atacar más a las mujeres que a los hombres; siendo las mismas las que representan el 80% de las personas que padecen esta enfermedad.
El inicio de este síndrome generalmente ocurre durante los primeros años de la adultez o durante la mediana edad, y el mismo está caraterizado por síntomas que aumentan o disminuyen en diferentes períodos de tiempo.

Síntomas

Los síntomas de la fibromialgia son dolorosos y debilitantes. La fibromialgia ataca los músculos de todo su cuerpo, causando dolor, quemazón y movimientos espasmódicos o involuntarios en los mismos. Si estuviera padeciendo este síndrome; probablemente se sentirá sumamente adolorida, especialmente en la zona de los brazos, la cintura, los hombros y el área del cuello. La fibromialgia provoca una sensación de hormigueo en los dedos de las manos y de los pies, fatiga severa, jaquecas y problemas para conciliar el sueño. Este síndrome también ha sido asociado con dolores abdominales y complicaciones gastrointestinales. Por otro lado, muchas personas que padecen esta dolencia deben lidiar con problemas de ansiedad y depresión; los cuales son desencadenados por la propia fibromialgia.

En la actualidad no existe ningún tipo de cura para esta enfermedad, y los tratamientos disponibles cuentan con una efectividad sumamente limitada. Generalmente, se utilizan antidepresivos y supresores del dolor para tratar los síntomas de la fibromialgia. La baja efectividad de los tratamientos utilizados para aliviar o curar la fibromialgia básicamente está dada por el escaso conocimiento científico que se tiene sobre este tipo de síndrome. Nadie ha podido descubrir ni asegurar completamente las causas que provocan esta enfermedad, y es por esta razón por la cual aún no se han desarrollado tratamientos apropiados para curar la misma.

¿Qué esperar durante el embarazo?

No se sabe demasiado acerca del curso que puede tomar la fibromialgia durante el embarazo. En realidad, parece haber evidencia contradictoria entre los investigadores y los doctores, referida a los efectos que puede llegar a causar el embarazo sobre este síndrome. Por lo general, se acepta que se deben llevar a cabo más investigaciones relacionadas con la fibromialgia para así poder tener una idea clara y precisa sobre cómo puede llegar a afectar el embarazo al síndrome de fibromialgia y viceversa.

En el año 1997, uno de los pocos estudios llevados a cabo sobre la fibromialgia y el embarazo fueron realizados en Noruega. Un reducido número de mujeres embarazadas fueron incluídas en este estudio, entre las cuales algunas padecían fibromialgia y otras no. El estudio demostró que una abrumadora cantidad de aquellas mujeres embarazadas que padecían fibromialgia reportaban un drástico incremento en la severidad de los síntomas propios de la enfermedad. El tercer trimestre era por lejos el más duro y complicado del embarazo, momento en el cual los síntomas recrudecían e incrementaban su frecuencia. La mayoría de las mujeres analizadas en dicho estudio reportaron que sus síntomas eran más intensos que lo normal hasta -por lo menos- tres meses después de haber dado a luz a sus bebés. También se reportó una gran incidencia de depresión postparto causada por esta enfermedad. Por otro lado, los bebés nacidos de madres que padecían fibromialgia eran sanos y saludables, nacían en la fecha estimada para el parto, y presentaban buen peso al nacer.

Muchos doctores no están de acuerdo con la idea de que el embarazo provoca un recrudecimiento de la fibromialgia. Los doctores acostumbrados a tratar pacientes que padecen fibromialgia argumentan que el embarazo contribuye a aliviar e incluso a eliminar los síntomas causados por la fibromialgia. Muchas mujeres embarazadas estuvieron de acuerdo con ello, afirmando que las náuseas matinales y los vómitos habían cesado y que se sentían mejor que antes de quedar embarazadas. Se teoriza que este mejoramiento de los síntomas puede estar causado por los efectos de la hormona ovárica conocida con el nombre de relaxina. Durante el embarazo, la cantidad de relaxina presente en el organismo de las mujeres aumenta hasta un 10 más. También se ha descubierto que los suplementos de relaxina contribuyen a aliviar los síntomas que sufren las mujeres que padecen fibromialgia.

¿Y durante la lactancia?

A pesar de que los efectos del embarazo sobre la fibromialgia son desconocidos, se ha investigado más exhaustivamente acerca de la lactancia y la fibromialgia. Se han llevado a cabo numerosos estudios científicos encargados de analizar este tema en particular, y las conclusiones arrojadas por los mismos parecen afirmar que la fibromialgia dificulta el proceso de lactancia. Ésto no quiere decir que las mujeres que padecen fibromialgia no podrán amamantar a sus bebés, sino que tendría que tener en cuenta algunas cosas realmente importantes si decidiera amamantar a su bebé.

La lactancia tiende a ser dificultosa debido al dolor muscular crónico provocado por la fibromialgia. La mayoría de las mujeres vuelven a experimentar los síntomas de esta enfermedad rápidamente luego de haber dado a luz a sus bebés, provocando que el amamantamiento sea más dificultoso y doloroso que lo normal. Es realmente importante lograr que el momento de la lactancia esté lo más libre de estrés que pueda; tanto desde el punto de vista físico como desde el punto de vista emocional.

Debería usar almohadas para apoyar su cabeza mientras estuviera amamantando a su bebé. Debería tratar de buscar un apoyo o un portabebé para aliviar el peso del mismo/a, así no tendrá que soportar todo el peso de su bebé sobre su cuerpo. También podría descubrir que el hecho de recostarse sobre la cama con su bebé colocado enfrente suyo podría llegar a facilitar el momento del amamantamiento; y a la vez podría aportarle mayor tiempo para descansar. Asegúrese de alimentar a su bebé en un lugar tranquilo y alejado del ajetreo y del bullicio de la vida diaria – ésto ayudará a reducir sus propios niveles de estrés y le aportará tiempo extra para vincularse más estrechamente con su bebé recién nacido.

¿Qué debo tener en cuenta si pienso en quedar embarazada?

Si padece fibromialgia debería preocuparse sobre si debería quedar embarazada o no. Puede estar segura de que la fibromialgia no tendrá ninguna clase de efecto negativo sobre su bebé. Es por ello que el principal tema a tener en cuenta será si usted considera que su organismo puede afrontar las demandas que conlleva un embarazo. A menos que experimente complicaciones sumamente severas; la mayor parte de las mujeres descubren que el embarazo es uno de los sueños que desean cumplir en su vida, incluso si padecen fibromialgia. Si decidiera quedar embarazada, aquí encontrará algunas cosas que debería tener en mente:

Trate de planificar su embarazo al menos con un año de antelación, y de esta manera podrá comenzar a fortalecerse e irse preparando para cuando llegue el momento de quedar embarazada.
Reduzca los niveles de estrés en su vida lo más que pueda.
Trate de concebir a su bebé cuando los síntomas de la fibromialgia sean menos intensos. Evite concebir a su bebé cuando los síntomas de esta enfermedad hayan recrudecido.
Hable con su doctor de cabecera acerca de los medicamentos que está consumiendo para tratar esta enfermedad. No todos los medicamentos son seguros e inocuos, ni pueden continuar consumiéndose durante el embarazo.
Mantenga una dieta sana y saludable y ejercítese moderadamente (pero no se sobreexija).
Fuente: Pregnancy-Info.

dimecres, 28 d’abril de 2010

Versión en español : La Guía del Paciente para el Síndrome de Fatiga Crónica & Fibromialgia 16: Más allá de la pérdida hacia una vida nueva

ORIGEN: http://www.cfidsselfhelp.org/library/16-más-allá-de-la-pérdida-hacia-una-vida-nueva

El SFC y la fibromialgia habitualmente muchas pérdidas serias. A menudo experimentamos una pérdida de control sobre nuestro cuerpo, pérdida de amigos y pérdida de actividades valoradas. Puede que nos veamos obligados a abandonar nuestro trabajo perdiendo así ingresos, compañía y desafíos. Y, a menudo tenemos que abandonar sueños y, por lo tanto, perdemos el futuro que teníamos visionados para nosotros mismos. Resumiendo experimentamos la pérdida de la persona que éramos y de la persona que esperábamos llegar a ser. La pérdida es muy penetrante y nos presenta a dos de nuestros mayores desafíos: mantener viva la esperanza y dar un nuevo significado a la vida cuando mucho ha sido quitado.

Miraremos la pérdida desde dos perspectivas, primero discutiremos como reconocer la y digerirla y luego describiremos como ir más allá de la pérdida para construir una nueva vida.

Responder a la pérdida
La reacción emocional e la pérdida es el duelo. Aunque el duelo habitualmente se asocia con la muerte de un ser querido, puede ocurrir después de cualquier pérdida. Las respuestas a la pérdida a veces se comentan en términos de las bien conocidas fases de la muerte, descritas por Elizabeth Kubler-Ross en su libro Sobre la Muerte y el Morir ("On Death and Dying"). Para la mayoría de la gente, no obstante, no hay una limpia y ordenada progresión implicada con el término fases. En vez de ello, el duelo es un proceso más individual en el que una persona puede experimentar algunas, pero no necesariamente todas, de las emociones descritas por Kubler-Ross. Asimismo, una persona puede experimentar algunas emociones más de una vez o puede sentir dos o más a la vez.

Pasar a través del duelo puede causar un beneficio doble. No solamente resolverás un asunto psicológico clave, también te podría ayudar físicamente. El duelo se asocia con un brote sintomático y por esto resolver los sentimientos de pérdida puede ayudar a controlar los síntomas. Los efectos saludables de pasar por el duelo fueron demostrados en un estudio reciente de hombres con VIH-positivo que habían perdido a un amigo cercano por SIDA. El estudio encontró que estos hombres fueron capaces de encontrar un sentido a la pérdida y su riesgo de morir de SIDA en los varios siguientes años fue significativamente menor.

Negación e incredulidad
El diagnóstico de SFC o fibromialgia a menudo produce alivio, porque le da un nombre al  sufrimiento, pero esta reacción inicial puede ir acompañada de shock e incredulidad. El diagnóstico de cualquiera de estas enfermedades significa que te cuentan que tienes una condición para la cual no hay cura y que no tiene tratamientos médicos consistentemente efectivos. Las reacciones comunes incluyen ignorar la enfermedad y seguir con una vida muy ocupada o buscar una cura yendo de un médico al otro o intentando dietas y tratamientos especiales.

La negación puede ser una respuesta de adaptación que te permite que te ajustes gradualmente a todo lo diferente y a la incertidumbre que conlleva la enfermedad. La denegación es una manera para mantener viva la esperanza después de que te digan que tu vida ha cambiado y que probablemente jamás será la misma. Pero si te quedas bloqueado en esta reacción no serás capaz de enfrentarte de forma realista a tu situación. Los repetidos intentos fallidos en "Curas milagrosas" podrían reforzar un sentido de indefensión y desesperación. Ganar cierto control sobre los síntomas e utilizar estrategias de auto-gestión, como acompasamiento y reducción de estrés, puede remplazar el sentido de indefensa por experiencias de control.

Miedo y preocupación
El miedo y la preocupación son reacciones comunes a la impredecibilidad y la incertidumbre que conllevan la enfermedad. No saber lo que tiene el futuro, o a veces incluso como será el día de hoy, puede ser fuente de una tremenda ansiedad. Puede que sientas que tu vida está fuera de control.

Desarrollar un plan de auto-gestión puede abordar el miedo de varias maneras. Primero, el acompasamiento, a menudo en combinación con medicamentos, puede traer estabilidad,  reemplazando así incertidumbre por predecibilidad. Segundo, ya que el miedo habitualmente va acompañado de tensión muscular, los procedimientos de relajación pueden romper la conexión entre emoción y reacción física. Es difícil sentirse ansioso mientras se está físicamente relajado. Tercero, ya que la ansiedad habitualmente produce pensamientos negativos, puede ayudar que procures cambiar tu forma de hablar contigo mismo menos miedoso y más realista, tal como se describe en el Capítulo 13. Cuarto, educarte a ti mismo sobre tu enfermedad te puede ayudar a remplazar las preocupaciones por hechos. Por ejemplo, algunos miedos sobre el futuro pueden verse aliviados si sabes que la fibromialgia no es una enfermedad progresiva y que ni el SFC, ni la FM son fatales. (Para más estrategias, mirar la discusión sobre la ansiedad en el Capítulo 14.)

Enfado
La frustración, rabia y envidia son reacciones comunes a la pérdida y a la experiencia de tener tu vida cambiada por culpa de algo que no controlas. Son emociones honestas que honran el reconocimiento que la vida ha cambiado sin razón aparente, volviéndose mucho más difícil.

La experiencia de la incertidumbre también puede desencadenar frustración. Los síntomas suben y bajan ("wax and wane"), haciendo difícil la planificación. Tener que cancelar citas laborales y sociales puede crear problemas en el trabajo y complicar las relaciones. Jefes, familiares y amigos pueden tener problemas para comprender porqué anulas citas a última hora o porqué no puedes ir a trabajar de forma consistente.

Sentir enfado es normal y puede tener efectos positivos si te motiva a que trabajes para volver a ganar el control sobre tu vida, o si te lleva a canalizar tu energía para ayudar a los demás. Pero el enfado puede ser destructivo si se expresa de manera que aleja a las personas que te quieren ayudar o de las que dependes. Es perjudicial que expreses la cólera explotando, gritando o siendo cruel. La resignación es otra respuesta no productiva: "¿Por qué intentarlo? Si no funciona nada." Otra es actuar de manera hostil, incluso aunque no digas nada. Negándote a hablar, por ejemplo, con tu pareja.

Ganar el control sobre los síntomas, a menudo con medicamentos y cambios en el estilo de vida, puede reducir frustración e incertidumbre. Las estrategias de acompasamiento, por ejemplo, como pausar regularmente para descansar, ayudan a estabilizar la vida con una enfermedad crónica, a reducir los vaivenes entre los síntomas fuertes y temporadas de remisión, y a conseguir un poco de control sobre la irritabilidad. Descansar antes de un evento puede aumentar la probabilidad de que lo puedas atender. Un diario de salud puede permitir que averigües los patrones de tus síntomas, al mostrar qué es lo que empeora tus síntomas. Asimismo el sentirse comprendido puede reducir la frustración. Para ideas sobre construir el apoyo, mirar el capítulo anterior.

Culpabilidad
Cuando miras hacía atrás podrías culparte a ti mismo por enfermar. Podrías revisar tu pasado para encontrar los errores que has cometido que resultaron en que enfermaras. Podrías decirte cosas como "Ojalá me hubiera cuidado mejor", "Ojalá hubiera abordado mejor el estrés" o "Ojalá hubiera prestado mejor atención a mi cuerpo." La verdad es que todavía nadie conoce la causa, ni del SFC, ni de la fibromialgia. Es probable que haya factores que no controlamos, como la susceptibilidad genética, que resultarán tener un importante papel en ambas.

Vivimos en una sociedad que a veces culpa a las personas por enfermar. Existe la idea común de que evitaremos enfermedades si comemos correctamente, hacemos ejercicio y tenemos los correctos pensamientos. Pero la verdad es que somos vulnerables, no controlamos nuestros genes y estamos sujetos a muchas fuerzas que no comprendemos. No te sigas la idea que querías estar enfermo para darte una lección. Ideas así solamente agravan el sufrimiento de la enfermedad crónica.

También te puedes sentir culpable por no poder trabajar o hacer tanto en casa como en el pasado. Al vivir en una sociedad que enfatiza la productividad es habitual sentirse culpable por hacer menos que antes. Es apropiado que veas tu situación de manera realista. Si vives con otras personas tu enfermedad probablemente habrá causado una redistribución de las responsabilidades en tu familia. Pero también ayuda que recuerdes que no has elegido por estar enfermo y que la enfermedad ha impuesto sus límites respecto lo que eres capaz de hacer.

Si te motiva a cuidarte a partir de ahora mejor que antes, la culpabilidad puede ayudarte, pero también puede ser una trampa si consideras tu enfermedad como un fallo personal. No importa lo que ha ocurrido antes, solo podrás ejercer control de ahora en adelante, mediante estrategias como descansar adecuadamente, hacer ejercicio, ingerir medicamentos, relajarte, conseguir relaciones que te apoyan, aceptar una razonable carga de responsabilidades (pero no más), seguir teniendo placer en tu vida y desarrollar nuevos intereses.

Tristeza y depresión 
La depresión y el sentimiento de tristeza son habituales en la enfermedad crónica, son respuestas naturales a la pérdida, incertidumbre, límites y malestar de los síntomas. La depresión es una respuesta que disminuye el estrés o los traumas adicionales que te cierra, permitiendo que el tiempo procese lo que ya ha ocurrido. La depresión también puede ser desencadenada por un largo periodo de sufrimiento antes de recibir el diagnóstico. Años de tratamiento inapropiado u insensible pueden engendrar un sentimiento de desesperanza.

La depresión habitualmente se suaviza con el tiempo. Si perdura tendrás un sentimiento de desesperanza e inercia. Hay varias estrategias que pueden ayudar. Primero, las técnicas de auto-ayuda, como las discutidas en los capítulos anteriores, te pueden ayudar a seguir adelante, refutando la creencia que todo es desesperanzador. Segundo, puedes trabajar para recolocar tus pensamientos con el propósito de hacerlos más objetivos y esperanzados. Para más, mirar "Cambiar tus pensamientos" en el Capítulo 13. Tercero, ya que una cantidad considerable de pacientes con SFC y fibromialgia sufre de depresión clínica, pueden ayudar la orientación profesional y los medicamentos.

Aceptación
Esta compleja reacción implica una combinación de factores. A un lado aceptación significa reconocer que la vida ha cambiado, quizás permanentemente y ciertamente para un periodo largo. Significa dejar que se vaya tu vida pasada, pero también el futuro tal como lo habías visionado. Y significa decir adiós a la persona que eras.

Al otro lado aceptación también implica tener buena voluntad para construirse una nueva vida. Esta actitud fue resumida por Dean Anderson, paciente de SFC recuperado, quien fue citado en el capítulo sobre acompasamiento diciendo que para él la clave de la recuperación fue cierto tipo de aceptación. La describió no como resignación, pero más bien "aceptación de la realidad de la enfermedad y de la necesidad de llevar un diferente tipo de vida, quizás para el resto de mi vida." Aceptación también significa encontrar maneras para "estar productivo y de encontrar satisfacción en circunstancias poco conocidas y difíciles."

La paciente con fibromialgia Joan Buchman da una idea general de un proceso de cambio similar en su artículo "Cómo he creado una buena vida con la Fibromialgia"("How I Created a Good Life with Fibromyalgia") que está en nuestra web. (Ver las referencias al final del capítulo). Escribió que, aunque no ha elegido tener fibromialgia, si eligió sobre cómo vivir con ella. Redujo sus síntomas haciendo cambios en su estilo de vida y desarrolló una vida satisfactoria "enfocando mis muchas bendiciones."

El paciente con SFC y escritor Floyd Skloot describe su viaje hacía la aceptación en sus memorias En la sombra de la memoria ("In the Shadow of Memory"). Escribe que, después de una lucha, concluyó que "ya que no puedo escapar de mi cuerpo y de los límites que me  impone, tengo que aprender a sentirme en casa dentro de el." Dice que, con el tiempo, reconoció "posibilidades de transformación." Encontró inspiración en la descripción de aceptación de Robert Frost: "Toma lo que se te da y adáptalo a ti." Skloot concluye que, incluso aunque "Puede parecer que estoy hecho añicos,... de muchas maneras estoy mejor que nunca... me siento renacido, esperanzado."

Los tres llegaron a una aceptación de la realidad de su enfermedad y de la necesidad de llevar un diferente tipo de vida. Encontraron que la clave para la mejoría está en la combinación que aceptes la enfermedad y te disciplines a vivir con esperanza dentro de los límites que impone.

Estrategias para moverse por el duelo
¿Qué puedes hacer para pasar el duelo? Además de las estrategias de auto-ayuda discutidas en la última sección, considera lo siguiente:

Utilizar el solucionar problemas: Responde a las emociones de la enfermedad crónica con la solución de problemas. Al hacer estrategias de autogestión pondrás remedio a las circunstancias que desencadenaron las emociones.

Tener estructura en tu vida: Tener una rutina proporciona un sentido de estabilidad y familiaridad, contrarresta las sensaciones de desorientación e incertidumbre que llegaron con la pérdida. La escritora Gail Cassidy sugiere que la rutina también ofrece una distracción de la pérdida. Aconseja "No hagas cambios grandes innecesarios en tu vida en tiempos de pérdida, porque podrían añadirse a su vez a la inestabilidad y ansiedad existentes."

Evitar el estrés: Tener que ajustarse a los muchos cambios traídos por la enfermedad es traumático. En una situación en la que ya estás emocionalmente sobrecargado es mejor evitar las personas y las situaciones que añaden más estrés. Gail Cassidy sugiere que "te alejes de las personas y situaciones negativas que desencadenan emociones negativas."

Reconocer pérdidas: Algunas personas informan que les fue útil hacer una declaración pública de pérdida. Una persona en nuestro programa escribió una carta de Navidad a sus amigos para explicar porque no sabían nada de ella. La carta decía, en parte "Me he calmado porque me he realizado que es muy improbable que regresaré al nivel de funcionamiento de antes de enfermar y que probablemente tendré que acostumbrarme a llevar una vida con mayores límites que antes". Informa que escribir esta carta le ha ayudado a aceptar sus límites y, paradójicamente, incrementó su resolución de mejorar.

Responder positivamente a la autocompasión: Casi todo el mundo con una enfermedad crónica siente ocasionalmente pena por si mismo. No es sorprendente que a veces nos sintamos abrumados por las emociones, dadas las pérdidas y el estrés que experimentamos. He aquí cuatro maneras para enfrentarse.

Reconocer la autocompasión es parte de una enfermedad seria. Lo mismo que los síntomas, las emociones van y vienen. El reconocer que tengas autocompasión puede quitar un poco de su poder. Podrías decir algo como "Oh, allá está otra vez la autocompasión" o "Ya veo que hoy tengo otra vez compasión de mi misma." Asimismo puede ayudar decir cosas que consuelan como "Ya me he sentido así antes y hasta ahora siempre ha pasado, así que esto probablemente tampoco será la última vez."
Descansar. Las emociones fuertes a veces son desencadenadas por fatiga y por otros síntomas. En ese caso tienes que descansar.
Conectar con otros. Extiende la mano por teléfono, correo electrónico o en persona. A veces el mero hecho de estar en contacto puede cambiarte el ánimo. En otros momentos ayuda que reconozcas tu estado de ánimo.
Ayudar a los demás. En vez de prestar atención a ti mismo, cámbiala a lo que puedes hacer por tus familiares, amigos u otras personas en tu vida.
Responder a los desencadenantes del duelo: Las reacciones del duelo a menudo son desencadenadas por circunstancias particulares como un aniversario, o por personas particulares. Si se intensifican tus emociones alrededor del  aniversario de cuando enfermaste o en otras fechas especiales, procura planear algo positivo para estas fechas. Si ciertas personas o situaciones hacen que te sientas ansioso u inconfortable, considera limitar tu exposición a ellas.

Conseguir apoyo: Otros pacientes te pueden proporcionar comprensión, apoyo y modelos exitosos de manejo. La ayuda profesional puede dar una nueva perspectiva a tu vida y ayudarte a aceptar los cambios que conlleva la enfermedad.

Reconocer el duelo es un proceso largo: Puede que experimentes el duelo de forma repetida a medida que vas pasando las fases de la vida. Dependiendo de cuándo enfermaste puedes sentir pérdida en varios momentos clave en tu vida. Puede que experimentes pesar si sigues soltero/a mientras tus amigos se van casando, sigues sin tener hijos mientras los demás los tienen, si no eres capaz de ser el padre/madre que esperabas ser o si no puedes tener el trabajo que habías planeado.

Crear una nueva vida 
Aunque unos pocos pacientes se recuperan, la mayoría de las personas con SFC y fibromialgia se enfrentan con la posibilidad de pérdidas y limitaciones durante toda la vida. Aunque llegar a una aceptación a menudo lleva años, la mayoría al final reconoce que ha desaparecido su viejo yo y ha sido remplazado por un yo más limitado. Las pérdidas traídas por una larga enfermedad crean un desafío: ¿quién eres si no puedes ser la persona que eras?

La paciente con SFC, JoWynn Johns, describe como ha reconocido y respondido a este desafío "Gradualmente llegué a aceptar la idea que quizás jamás podía volver a mi vida anterior. En cuanto lo comprendí empecé a soltar mi objetivo de recuperarme y lo remplacé por la idea de restaurar mi calidad de vida construyendo un diferente tipo de vida que tenía antes del SFC....Me he creado una buena vida abandonando la necesidad de tener lo que tenía antes, abandonando la idea de recuperación como vuelta a una forma de vida pasada."

Este cambio habitualmente ocurre gradualmente, pero a veces una sola experiencia hace encajar el carácter definitivo de la pérdida. Una paciente con fibromialgia en nuestro programa informó que un día que estaba hablando con una amiga sobre su vida activa antes de enfermar y cómo tuvo que aceptar que ya no podía ser tan activa como antes. Describió que antes de enfermar hacía montañismo, caminatas por la naturaleza, espeleología, esquí campo a través, viajes de mochilera, carrera de orientación, rappel y acampadas en la nieve. La amiga le respondió "Si, esto era otra vida." La paciente dijo que el comentario de su amiga fue "como si se encendió una luz en mi cerebro. Intelectualmente había aceptado la pérdida y había pasado por el duelo, pero sentía que algo estaba incompleto - de repente ‘esto era otra vida' me dio un sitio donde colocar mi vida anterior."

Las enfermedades largas desencadenan un viaje espiritual. Una enfermedad conlleva dolor, sufrimiento y pérdida, pero también proporciona una oportunidad para reevaluar la vida y para recolocarla de otra manera. Muchos estudiantes en nuestro programa dijeron que, a pesar de no haber elegido su enfermedad, les ha enseñado lecciones valiosas. Creen que, y estoy de acuerdo, que es posible vivir una vida gratificante con una enfermedad larga, aunque sea un diferente tipo de vida.

Recolocar: concentrarse en ganancias y mejoras 
Hay personas en nuestro programa que se han hecho eco de la opinión de JoWynn y que han encontrado sus propias maneras para dar un significado positivo a su nueva vida. Un abordaje a la transición es concentrarse en las ganancias que hubo gracias a la enfermedad. Una estudiante en nuestro programa escribió "Una cosa que me ha ayudado es apreciar lo positivo que hay en mi vida. Soy afortunada por tener un esposo que me quiere y me apoya, un hijo fantástico y una nuera maravillosa, y otros amigos y familiares que me aceptan tal como soy y que valoran nuestra relación." Otros dicen que prefieren a la persona que son hoy a la que era antes de enfermar.

La pérdida de mi yo, el nuevo yo normal es una persona más amable, más apacible, y más afectuosa.

Realmente me gusta más mi nuevo yo que el anterior. Es mucho más agradable estar conmigo y generalmente estoy más contento co la vida.

Otros dicen que hoy su vida es mejor que antes:

Estoy contento por algunas de mis pérdidas. A medida que voy progresando por el otoño de mi vida, me alegro haberme liberado de muchos de mis viejos miedos, prejuicios y resentimientos. Los he remplazado por confianza, tolerancia y amor.

En muchos aspectos mi vida ahora es mejor que antes de enfermar. Sé cuales son mis prioridades. Mi calendario social no está cargado de actividades, contiene solo aquellas que son importantes para mí. Y no estoy tan estresada como antes.... Casi agradezco tener fibromialgia (y las otras cosas relacionadas) ¡porque los aspectos positivos pesan mucho más que los negativos!

Gratitud
Como reflejan las citas de arriba, algunas personas con SFC o FM opinan que les ayuda mirar su enfermedad alejando su atención de la pérdida en pro de lo que han ganado por estar enfermas y lo que podrán hacer en el futuro. Incluso es posible que lleguen a ver su enfermedad como un regalo. Reflejando los beneficios de tener un diario de gratitud, Joan Buchman escribió que, mientras escribía en el diario, aprendió "a valorar lo que tengo ahora mismo." Gracias al diario ha reconocido que antes de enfermar "No iba por el sendero de la felicidad y la paz. Gracias a la FM he tenido la oportunidad de averiguar qué es realmente importante para que yo tenga una vida satisfactoria y significativa."

Para ella gratitud no significa siempre tener que ver el lado bonito o negar el dolor y el sufrimiento. En vez de ello, para ella, gratitud es "apreciar lo que tienes y sacarle lo mejor. Es descubrir que tienes más poder sobre su vida de lo que imaginabas antes." (Mirar su artículo El poder sanador de la gratitud ("The Healing Power of Gratitude") en nuestra web. La sección Success Stories de la web incluye otros relatos de pacientes que encontraron sentido en su enfermedad.)

Ajustar los objetivos a tus capacidades 
La paciente Patti Schmidt describe en su artículo como reorientó su vida "Aceptar una vida que no había planeado" ("Coming to Terms with a Life I Didn't Plan") que también está en nuestra web. Escribe que, una vez había reconocido que la enfermedad había cambiado su vida irrevocablemente, se quedó con la pregunta: ¿Y ahora qué? Hizo algunos cambios pensando que tenía que aceptar tener que soltar algunas cosas que habían sido importantes, pero también reconoció que todavía tenía lo que era importante para ella: su familia y la capacidad para aportar algo a los demás. Decidió concentrarse en las cosas que podía hacer en vez de en las que no podía, ajustando sus objetivos a sus habilidades.

Nutrirte
Entre lo que crees que tienes que hacer y el sufrimiento impuesto por la enfermedad es fácil que dejes escapar las cosas positivas de tu vida. Pero todos merecemos tener placer y disfrutar. El hecho de poder esperar ciertas cosas con ansia te ayuda de manera importante. Disfrutar de experiencias positivas reduce el estrés, lo reemplaza por placer y construye una sensación positiva de autoestima.

Hay muchas maneras de nutrirte, muchas formas de placer. Puede ser placer físico que viene de hacer ejercicio, reírse, bañarse, escuchar o tocar música o de la intimidad. O puede ser el deleite y la satisfacción de cuidar un jardín, pintar un cuadro o completar un proyecto de manualidades. O puede ser el placer mental que viene de disfrutar de la belleza de la naturaleza o de leer un libro o la satisfacción espiritual de la meditación u oración. He aquí como una persona expresó los placeres conseguidos en su soledad:

Incluso aunque siempre había sido una amante del arte, al estar sola he desarrollado una apreciación más profunda. En mi habitación me dedico de todo corazón a la literatura, la familiar y la nueva; a los cuadros, los grabados en madera y la cerámica; copias, fotografías, reproducciones de pinturas, y trabajos con aguja que estudio en libros y revistas; a la música... Experimentando esto a solas, sin distracciones, noto que me llegan más hondos, transformando mi forma de ver e inspirando mi imaginación.

Nuevos intereses y nuevo significado 
Un antídoto poderoso para la pérdida es desarrollar nuevos intereses y, con ello, la sensación de propósito y nuevo significado. Algunos pacientes han aprovechado la oportunidad para volver al arte, manualidades y otros hobbies que echaban de menos mientras estaban ocupados con su carrera y familia. Sacando ventaja de tanto tiempo disponible empiezan con nuevas actividades o retoman proyectos que habían aparcado durante sus ajetreadas vidas anteriores. Otros ven su enfermedad como un desafío y encuentran una finalidad intentando comprender su enfermedad y expandiendo su área de control. Otros han encontrado significado al ayudar a los demás. Puede que lo hagan participando en un grupo de apoyo u ofreciendo su ayuda de manera informal. Algunos han creado un grupo o han luchado ("lobbied") por un mayor reconocimiento y para patrocinar investigaciones en SFC y fibromialgia. No importa lo que han elegido, han encontrado nuevas maneras para dar sentido a su vida.

Una manera para conseguir el significado es poner tu vida en otro marco, de manera objetiva, pero segura. Con las palabras de un estudiante en nuestro programa:

No soy la persona que era, y probablemente no tendré el mismo tipo de vida que pensaba iba a tener. Pero no importa si me recupero o no, intento tener todo el sentido posible en mi vida de ahora y valorar mis calidades que no han cambiado. Intento recordarme que sigo significando una diferencia a los demás y que todavía puedo contribuir a sus vidas.

En conclusión
Una enfermedad crónica tiene efectos profundos porque cambia todas las partes de nuestra vida: cuánto podemos hacer, nuestros estados de ánimo, nuestras relaciones, nuestra economía, nuestras esperanzas y sueños, y el sentido de quien somos. Incluso aunque quizás no tengamos control sobre el resultado final de nuestra enfermedad, hay mucho que podemos hacer para mejorar nuestra calidad de vida.

Este libro no contiene una cura para el SFC o la fibromialgia. Da más bien una idea general de las aptitudes de manejo ("coping skills ") que te pueden ayudar a asumir la responsabilidad de aquellas cosas que están bajo tu control. Muchos estudiantes en nuestros grupos han mejorado su calidad de vida y algunos han incrementado sustancialmente su nivel de funcionalidad. Espero que puedas conseguir la capacidad de gestionar mejor tu enfermedad. Que puedas crear las circunstancias más favorables posibles para que las fuerzas curativas de tu cuerpo te puedan llevar al más alto nivel de mejoría posible para tu situación que siempre es única. Y también espero que, aunque posiblemente no tengas la vida que habías esperado, puedas no obstante construirte una buena vida.

Versión en español : La Guía del Paciente para el Síndrome de Fatiga Crónica & Fibromialgia 12: Ejercicio, Nutrición y Sensibilidad Química

ORIGEN: http://www.cfidsselfhelp.org/library/12-ejercicio-nutrición-y-sensibilidad-qu%C3%ADmica

Los capítulos anteriores describieron varias estrategias para manejar los síntomas. Este capítulo discute otros tres abordajes: ejercicio, cambios en la dieta y evitar las sustancias que desencadenan reacciones alérgicas.

Ejercicio
El estar enfermo reduce el nivel de actividades y produce falta de condición física ("deconditioning"), fatiga, dolor, rigidez, ansiedad y depresión. Una forma de hacer cambiar la dirección de la espiral es el ejercicio. El ejercicio contrarresta todos estos factores. Produce que aumenta la forma física ("fitness"), reduce fatiga, dolor y rigidez y mejora el ánimo.

El ejercicio es usualmente una parte importante del tratamiento para la fibromialgia y puede ser también útil para los pacientes con SFC, aunque hay algunos pacientes para los que el ejercicio probablemente no ayuda y a los que incluso puede producir un brote. Puede ser inapropiado para la gente con síntomas especialmente graves y es desaconsejable cuando hace que los síntomas despierten de forma dramática. Antes de empezar con un programa de ejercicios, coméntalo con tu médico. El/la, a su vez puede derivarte a otros profesionales especializados en el ejercicio, como los terapeutas físicos u ocupacionales.

Un programa exhaustivo para la forma física incluye tres tipos de ejercicios:

Flexibilidad: Estirar reduce el dolor y la rigidez y mantiene flexibles las articulaciones y los músculos. Muchas veces es bueno empezar la rutina de ejercicios con estiramientos y también se pueden utilizar como calentamiento antes de otras formas de ejercicio.  Otros tipos de ejercicios de flexibilidad incluyen yoga y Tai Chi.
Potenciación: Estos ejercicios aumentan la fuerza muscular, y facilitan así tus actividades diarias. Los ejercicios de potenciación se hacen a menudo con pesas, pero puedes empezar con simples movimientos, como ponerte en pie desde una silla o mover los brazos.
Resistencia: A menudo llamado "ejercicio aeróbico", el trabajo de resistencia refuerza corazón y pulmones. Esta forma de ejercicios ayudan a disminuir fatiga y dolor al porque te dan más vigor; también mejoran el sueño y el ánimo. Ejemplos incluyen caminar, hacer bicicleta y ejercicios en el agua.
Ejercicios: SFC vs. Fibromialgia

El tipo y la cantidad de ejercicios que haces debe ser diferente según la severidad de tu enfermedad y según sufras SFC o fibromialgia.

Para la mayoría de pacientes con SFC es fácil que el ejercicio desencadene una intensificación de los síntomas, por esto los pacientes se deben concentrar en la evitación de la fatiga post-esfuerzo (excesivo cansancio después de la actividad). Cualquier actividad física debe considerarse ejercicio. Incluso si no tienes un programa formal de ejercicios, estás haciendo ejercicios cuando haces cosas como limpiar la casa, lavar la colada, cocinar, comprar o hacer jardinería. Para algunas personas, ir a la tienda de comestibles es el ejercicio de un día. Ya que muchos pacientes con SFC tienen un límite ajustado de la cantidad de actividades que pueden hacer sin aumentar sus síntomas, hacer ejercicio podría requerir tener que anular o reprogramar ciertas otras actividades.

Los programas de ejercicio para el SFC a menudo se concentran en flexibilidad y potenciación. Los ejercicios de resistencia pueden ser útil, pero solo para los pacientes con un funcionamiento más alto. En el ejercicio también se debería aplicar el acompasamiento, de manera que un rato de actividad se alterna con descanso. Para algunas personas el tiempo del esfuerzo solo puede ser de un minuto, seguido por varios minutos de descanso.

Si el mayor peligro para los pacientes con SFC es el malestar post-esfuerzo, el de los pacientes con fibromialgia es la inmovilidad. Si tienes fibromialgia, otra paciente y autora Stacie Bigelow sugiere que pienses en una hormigonera. El contenido del camión sigue blando, pero siempre y cuando se mueve continuamente. Si el tambor deja de girar, el cemento se endurece y se transforma en hormigón. Ella y otros expertos en ejercicio para pacientes con fibromialgia recomiendan dos a cinco minutos de movimiento después de 20 a 30 minutos de estar sentado.  La Sra. Bigelow sugiere que un programa de ejercicio para la fibromialgia empiece con un  incremento de la actividad diaria, cosas como ducharse, hacer la cama, preparar las comidas, hacer las compras y cuidar de los hijos.

Cuando se presta atención a las actividades diarias, también hay que pensar en la postura y la forma de moverse, y al acompasamiento de las actividades. Como he indicado en el capítulo sobre las opciones del tratamiento, una manera para controlar el dolor es mediante una buena postura y mecánica corporal. Asimismo, la alternancia de ratos de actividad con pausas para descansar reduce la probabilidad de la exacerbación del dolor.

Un programa formal de ejercicios para la fibromialgia puede empezar con estiramientos. Tal como estar activo, el estiramiento incrementa la flexibilidad, y con ello reduce el dolor y la rigidez. Una rutina de estiramientos se puede hacer casi todos los días de la semana. (Para muestras de ejercicios de flexibilidad, mirar el Capítulo 4 del libro de Bigelow y el Capítulo 6 de "The Arthritis Foundation's Guide to Good Living with Fibromyalgia".) Un programa de ejercicios para la fibromialgia incluye normalmente también un componente de resistencia, como caminar o ejercicios en piscina. Puedes utilizar uno o varios tipos de ejercicio y normalmente hacer potenciación la mayoría de los días de la semana. Finalmente, una rutina de ejercicios para la FM debería incluir entrenamiento de potenciación dos o tres veces por semana. (Para muestras de ejercicios de potenciación, mirar "The Arthritis Foundation's Guide to Good Living with Fibromyalgia"  y el Capítulo 12 de "The Arthritis Helpbook".)

Muchos pacientes con fibromialgia participan en clases de ejercicios en el agua. Un ejemplo es el programa acuático de la Arthritis Foundation, ofrecido en muchas ciudades de los Estados Unidos. Para información, mirar http://www.arthritis.org/ , la web de la Arthritis Foundation.

Guía de ejercicios
A la hora de crear tu programa de ejercicios, considera las siguientes pautas generales.

1. Individualizar tu programa: Los programas de ejercicio para SFC y fibromialgia se deben hacer a medida de la situación única de cada paciente. El tipo, duración e intensidad del  ejercicio dependerá de la severidad de tu enfermedad y también difiere dependiendo de si tienes SFC o FM. Tu tolerancia al ejercicio puede depender del momento del día. Como he mencionado antes en el libro, la mayoría de pacientes tiene momentos mejores y peores a lo largo del día. Tu capacidad para hacer ejercicio puede variar sustancialmente según cuándo haces el ejercicio.

2. Marcarse metas realistas: El ejercicio tiene un objetivo diferente para los pacientes con SFC y con FM, que para las personas sanas. Las personas sanas pueden entrenar para un evento, como un maratón o trabajar para esculpir su cuerpo. Pueden marcarse objetivos y forzarse. Lo probable es que este abordaje empeore los síntomas de las personas con SFC y fibromialgia. Una meta apropiada del ejercicio para el SFC sería mejorar bastante la forma física para facilitar las actividades diarias. Para la fibromialgia, es realista utilizar el ejercicio para reducir rigidez y dolor.

3. Empezar bajo y seguir lentamente: Hay que empezar por encontrar un nivel seguro para el ejercicio, uno que no intensifica tus síntomas. El objetivo es tener un nivel sostenible de esfuerzo que puedes hacer varias veces por semana. Para mejorar tu flexibilidad, intenta estiramientos, yoga o Tai Chi. Para entrenamiento en potenciación, utiliza pesas ligeras o ejercicios isométricos e isotónicos. (El ejercicio isométrico supone reforzar los músculos sin mover las articulaciones. El ejercicio isotónico implica movimiento articular) En la categoría de resistencia puedes probar una forma suave de ejercicios aeróbicos, como caminar o ejercicios en una piscina. Para algunas personas, empezar lento puede significar tan poquito como uno o dos minutos de ejercicios por sesión.

Habitualmente es aconsejable que hagas la misma duración durante un considerable periodo de tiempo y que incrementes muy gradualmente la duración, según la tolera el cuerpo. Podrías repartir tu tiempo total de ejercicio en unas cuantas sesiones más cortas, con una meta total eventual de más o menos media hora al día. Quizás necesitas seis meses o un año para conseguir acumular un total de 30 minutos; para algunos pacientes, 30 minutos es una meta inasumible.

4. Monitorizarse: La intensidad del ejercicio para la mayoría de los pacientes debería estar en el rango 4 a 5, donde 1 es descansar y 10 es el mayor esfuerzo que puedes imaginar. Un estándar que se suele utilizar para determinar si se tiene el nivel apropiado del ejercicio aeróbico es el test del habla ("talk test"): deberías ser capaz de llevar una conversación mientras haces ejercicio. Si después de terminar tienes dolor durante varias horas, prueba experimentar con la intensidad y la duración de tu programa. Quizás eres capaz de reducir el dolor probando con calor o masajes antes del ejercicio y frío después. El calor en forma de bolsas de calor o de agua caliente (una ducha o baño) incrementa el flujo sanguíneo; el frío en forma de bolsas de hielo o bolsas de vegetales congelados reduce la inflamación.

Para valorar tu programa y resolver los problemas, procura guardar un registro de tus ejercicios y sus consecuencias. Podrías anotar tiempo y duración del ejercicio, su intensidad y tu nivel de síntomas antes, durante, después y al día siguiente. Anota los síntomas en una escala de diez puntos o con letras como B, M y A para bajo, mediano y alto. Un diario te puede ayudar a ver los efectos del ejercicio porque algunos pueden retrasarse horas o incluso un día.

Seguir con ello: El ejercicio a largo plazo
Los beneficios del ejercicio son mayores para los que lo hacen regularmente. He aquí algunas ideas para cómo perseverar con un programa de ejercicios.

1. Hacer ejercicios que disfrutas: La posibilidad que sigas con un programa de ejercicios es mucho mayor si disfrutas lo que haces, por esto tienes que encontrar una modalidad que disfrutas. Haz que tu tiempo sea más agradable escuchando música o distrayéndote de otra manera.

2. Encontrar el entorno correcto: Si tienes problemas para motivarte para hacer el ejercicio a solas, hazlo con un/a amigo/a o apúntate a una clase. Hacer un compromiso y socializar mientras haces ejercicio son dos buenas maneras para aumentar la probabilidad de que continúes.

3. Tener registros: Considera motivarte teniendo registros. Marcarse objetivos y medir el progreso ayuda a menudo para que sigas con tu programa. Asimismo, tener un diario de ejercicio es una manera para seguir responsable.

Nutrición
La comida es el combustible para el cuerpo, pero los pacientes con SFC y fibromialgia se enfrentan a varios desafíos para tener una buena nutrición.

Primero, la mayoría de los pacientes experimenta una intolerancia al alcohol y muchos son sensibles a la cafeína y a otros estimulantes, edulcorantes (como azúcar, jarabe de maíz, fructosa, aspartato y sacarina), aditivos alimentarios (como el Glutamato Monosódico, conservantes, colorantes y sabores artificiales) y al tabaco. Recortar o eliminar estas sustancias puede reducir los síntomas y los cambios de ánimo y también mejorar el sueño.

Segundo, debido a las limitaciones de energía, la falta de apetito o la severidad de los síntomas, algunos pacientes tienen problemas para pasar suficiente tiempo para preparar buenas comidas. Algunas posibles soluciones incluyen:

Conseguir ayuda con la preparación de la comida: Pide a familiares que te ayuden o que se responsabilicen de la preparación o comparte la preparación con amigos.
Preparar las comidas por adelantado: Cuando te sientes mejor, cocina cantidades para varios días o congela comidas.
Utiliza comida congelada: Hay muchas comidas nutritivas congeladas disponibles.
Compra comida por Internet o por teléfono: Remplaza las visitas a la tienda de alimentación por pedidos a domicilio desde tu casa.
Sé amable para tu cuerpo en la cocina: Prepara las comidas respectando las necesidades de tu cuerpo, con pausas para descansar, utilizando un taburete, limitando movimientos repetitivos, utilizando una buena postura y evitando preparar platos que precisan mucho tiempo.
Tercero, más o menos un tercio de los pacientes con SFC y fibromialgia experimenta sensibilidades o alergias alimentarias o tiene dificultades para absorber nutrientes. Las reacciones negativas incluyen síntomas gastrointestinales (como acidez, gases, náuseas, diarrea y estreñimiento), y también otros síntomas como dolor de cabeza, dolor muscular, cambios del pulso y fatiga.

Desafortunadamente no hay un grupo de alimentos común a los que los pacientes con SFC y FM susceptibles sean sensibles. Una persona puede responder mal a los lácteos, mientras que otra tiene que evitar el trigo. Algunas fuentes habituales de alergia alimentaria incluyen los lácteos, huevos, soja, trigo y maíz. Hay más, como tomates, patatas y otros miembros de la familia de los solanos; frutas; alimentos con muchas especias; vegetales que producen gases, como cebolla, col y brócoli; alimentos crudos y nueces.

Hay dos grandes tratamientos para las sensibilidades e alergias alimentarias: la evitación y la dieta de rotación. El primer paso para ambos tratamientos es el mismo: identificar los alimentos que desencadenan las reacciones alérgicas. Para hacer esto tienes que hacer una lista de los alimentos que crees pueden causar problemas, elimínalos de tu dieta y luego los vuelves a  introducir uno tras otro. Ya que es posible que las reacciones necesiten uno a varios días para desarrollarse, tendrás que anotar durante varios días lo que comes y los síntomas que experimentas.

Si los alimentos producen fuertes reacciones, como diarrea, nauseas, dolor de cabeza u urticaria, probablemente los tendrás que eliminar por completo de tu dieta. A menudo la eliminación de unos pocos alimentos puede mejorar dramáticamente los síntomas. También es posible que toleres un alimento si solo lo comes ocasionalmente. A esto se suele llamar la dieta de rotación. Después de comer un alimento esperas unos cuatro a siete días antes de volver a comerlo.

Como con tantas cosas respecto a SFC y fibromialgia, las reacciones a los alimentos son muy individuales, por esto hay que individualizar el abordaje con los alimentos. No existe una "dieta SFC" o "dieta FM" lista para el uso, estándar. He aquí una guía general.

1. Experimentar: Más o menos dos tercios de los pacientes con SFC y FM no tiene alergias alimentarias y se puede concentrar en alimentarse de manera equilibrada y en evitar sustancias como alcohol y tabaco. Los demás tendrán que averiguar las sustancias que causan sus síntomas. Ya que las reacciones a los alimentos varían de una persona a la otra, este tercio de personas tiene que experimentar para determinar cuáles son los alimentos que crean reacciones y luego probar para averiguar si los tienen que reducir o eliminar de su dieta.

2. Escuchar tu cuerpo: Si un alimento o sustancia hace que te sientas peor, no lo comas. Las sensibilidades varían tremendamente; es posible que no toleres "alimentos buenos" como ciertas frutas y vegetales.

3. Comer sensiblemente: Hasta donde te permiten tus sensibilidades, procura comer equilibrado. Hay más peligro en probar dietas de moda que comer una dieta estándar generalmente recomendada para todos los adultos, una que incluye variedad de alimentos de los diferentes grupos de alimentos, concentrándose en frutas, vegetales,  granos enteros y moderada en grasa.

4. Evitar ciertos alimentos y sustancias: Casi todos los pacientes con SFC y FM son intolerantes al alcohol y a los estimulantes como la cafeína del café y del té. Muchos son sensibles a los edulcorantes y a los aditivos alimentarios. Eliminar o reducir estos productos tiene sentido para la mayoría de los pacientes.

5. Considerar otras causas de los problemas alimentarios: Muchos pacientes con SFC y FM también sufren del Síndrome del Colon Irritable (SCI); infecciones con hongos como cándida; enfermedad celíaca que causa una fuerte reacción alérgica al trigo y a otros granos; e intolerancia a la lactosa que es la incapacidad para digerir el azúcar en la leche. Averigua si una o todas tus sensibilidades alimentarias pueden ser causadas por estas otras enfermedades.

Sensibilidades químicas
Los pacientes con SFC y FM también experimentan a menudo reacciones alérgicas a otras sustancias aparte a los alimentos. El rango de reacciones varía mucho entre los pacientes, desde un leve fastidio hasta una seria amenaza. Los que están en el extremo del espectro pueden estar confinados en casa.

Son habituales las sensibilidades a los hongos, ácaros de polvo y las hierbas. Los pacientes también reaccionan a productos perfumados, humo de cigarrillo, químicos domésticos, gases de escape y emanaciones de diesel de automóvil, pegamentos, tintes y tinturas. Los síntomas incluyen dolor de cabeza, mareos, debilidad y náuseas. (Ya que muchos pacientes son químicamente sensibles, la mayoría de grupos de apoyo para SFC y FM pide a las personas que acudan "sin perfumes.")

La estrategia de manejo más útil es la evitación. Esto incluye eliminar de la casa las sustancias que ofenden y limitar la exposición a ellas cuando se sale fuera de casa. Si piensas que puedes ser químicamente sensible, comprueba los productos en tu cocina, cuarto de baño y de lavado, como limpiadores, jabones, detergentes, pesticidas y productos de cuidado personal, como desodorantes, champús, pasta de dientes, lociones y perfumes. Hay más sobre esto en los Capítulos 8 y 9 del libro de Verrillo y Gellman y la discusión sobre diseñar un entorno sano en el libro de Friedberg.

Nota de la traductora:

En la siguiente web hay información en español sobre Intolerancia Química Idiopática:  http://www.institutferran.org/intolerancia_quimica.htm

En el blog http://www.vivirconsensibilidad.blogspot.com/


Referencias
Arthritis Foundation. The Arthritis Foundation's Guide to Good Living with Fibromyalgia. Atlanta: Arthritis Foundation, 2001.

Bigelow, Stacie. Fibromyalgia: Simple Relief through Movement. New York: Wiley, 2000.

Friedberg, Fred. Coping with Chronic Fatigue Syndrome. Oakland, New Harbinger, 1995.

Lorig, Kate and James Fries. The Arthritis Helpbook. Cambridge, Mass: Perseus Books, 2000.

Verrillo, Erica and Lauren Gellman. Chronic Fatigue Syndrome: A Treatment Guide. New York, St. Martin's,